Amigas bajo el mismo techo: tips para no acabar «matándose»

187
amigas
Ser ordenada puede contribuir a que la situación no se salga de control con tus amigas.

DE MUJERES. Vivir bajo el mismo techo con tus amigas es, probablemente, el sueño de muchas cuando eran niñas, pero cuando el deseo se materializa, la convivencia puede resultar no tan agradable con el paso de los días.

Pero, ¿qué mejor situación que compartir techo con algunos de tus colegas? ¡cuidado! Antes de lanzarte a la aventura será mejor que revises las instrucciones para convivir con tus amigos y no morir en el intento.

Lea también: Estos ejercicios reactivarán tu cuerpo luego de ocho horas sentada

El peligro de la convivencia entre amigas

Mucho se habla del riesgo de la convivencia en pareja y poco o nada de esa otra convivencia cuando te vas a compartir techo con tus amigas. El peligro es el mismo: destrucción de la relación por exceso de confianza e invasión de la intimidad.

Y no es quitarte la idea de que al fin te vayas de casa de tus padres, pero queremos advertirte que la convivencia entre amigos no va a convertir tu día a día en un capítulo de Friends.

Soluciones para sobrevivir a la convivencia

Una vez que hayas encontrado la vivienda adecuada o la única a la que puedes acceder, el siguiente paso no es mudarse, sino poner unas reglas. Las reglas de convivencia (si se cumplen) impedirán que esta aventura de vivir semi independiente se convierta en un episodio de terror para olvidar.

Calendario de limpieza

Hay que establecer un calendario de limpieza que puede ser rotativo o basado en lo que a cada uno le disguste menos hacer. El calendario de tareas domésticas se sigue al pie de la letra y no hay excusas, ni temporal de nieve, ni fiebre, ni resaca, ni nada de nada.

La comida

En el asunto de la comida será mejor que lo pongas en modo independiente. Cada uno lo suyo, porque lo más probable es que tengan horarios diferentes. Y el mandamiento número 1 de la convivencia entre amigos es: la comida del otro no se toca.

No dejes que alguna de tus amigas descubra con sorpresa que cuando dejas una taza en el fregadero no se limpia sola o vienen un hada madrina a lavarla.

Habrá unos gastos comunes, como el detergente de la lavadora, por ejemplo, el papel higiénico o los productos de limpieza. Procura que esa lista de productos comunes sea lo más pequeña posible, solo lo imprescindible. Recuerda siempre que esto es un paso previo a la independencia total.

Tema fiestas

Al vivir con tus amigas, también vas a compartir tu tiempo de ocio con ellas en casa. Pero recuerda que siempre hay una que esté en desacuerdo cuando de ingerir bebidas alcohólicas se trata. Si eso pasa, respétalo.

Finalmente, recuerda que convivir con las amigas no son unas vacaciones. Se trata de vivir en el mismo espacio (reducido, por cierto) el día a día. Esto es la vida real, hay que madrugar, hay que trabajar, hay que limpiar, hay que hacer la compra… Y, sobre todo, hay que descansar.