Alta funcionaria de EEUU visitará Honduras para tratar temas migratorios

198
EEUU
La funcionaria estadounidense estará en Honduras y El Salvador para tratar el tema migratorio.

EE.UU-HONDURAS. Kimberly Breier, la encargada para Latinoamérica del Departamento de Estado de Estados Unidos, viajará a Honduras y El Salvador del 21 al 23 de abril. El objetivo de la visita es «urgir a los Gobiernos locales a hacer más» para prevenir la «inmigración ilegal» a EE.UU.

De acuerdo a lo indicado por el Gobierno estadounidense, en sus encuentros con las autoridades de los dos países, la funcionaria buscará «promover la prosperidad, seguridad y gobernanza regional»

Según se detalló, Breier arribará primero en Tegucigalpa, el 21 de abril. Su primera reunión la sostendrá con el presidente, Juan Orlando Hernández.

En ese sentido, el comunicado del Departamento de Estado establece que se discutirá la importancia de fortalecer las instituciones independientes que combaten la corrupción y la impunidad. Tanto con el gobierno hondureño como con la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“La corrupción contribuye a impulsar la inmigración y socava la prosperidad, seguridad y gobernanza en toda la región», apuntó el boletín difundido.

Luego de su visita a Tegucigalpa, Breier se desplazará a El Salvador el 22 de abril. En esa nación tratará sobre soluciones para encarar las causas de la inmigración salvadoreña.

Además, se reunirá con autoridades del país y con líderes empresariales. Asimismo, visitará proyectos gubernamentales para promover el empleo y los esfuerzos contra las pandillas.

Le puede interesar: ¿Qué significa el veto de Rusia y China a la resolución de EE.UU. en la ONU?

El viaje de la funcionaria se da en un momento de tensión

Cabe señalar que el viaje de la funcionaria se produce en un momento de crecientes tensiones con los Gobiernos de los países centroamericanos. Lo anterior, por las críticas expresadas por el mandatario norteamericano, Donald Trump.

Se debe recordar que semanas atrás, Trump ordenó cortar la asistencia externa que EEUU otorga a estos países. Esto, como forma de presión para que tomen medidas para frenar el desplazamiento de inmigrantes hacia Estados Unidos.

El gobernante estadounidense considera que su país vive una crisis humanitaria en la frontera sur. A su juicio, la misma es ocasionada por las numerosas olas de migrantes, la mayor parte procedentes de los países centroamericanos.

Por tal razón, Trump decretó el desvío de fondos del presupuesto para construir un muro en la frontera con México.