SALUD | Alimentos que debes evitar a toda costa si padeces de ansiedad

351
alimentos evitar padeces ansiedad
La nutrición y el estado de ánimo están asociados.

Aunque puede aparecer de forma puntual en episodios pasajeros, algunas personas deben aprender a convivir con la ansiedad. Adoptar cambios en el estilo de vida es un paso necesario que puede ser de gran ayuda. La dieta es uno de ellos.

Algunos problemas de salud mejoran con la adopción de pautas dietéticas. De forma reciente también se ha destacado la relación entre la alimentación y el estado de ánimo.

Lea también – ¿Cómo reducir la ansiedad? Tres técnicas que pueden ayudarte

Por ello, muchas personas se preguntan si existen alimentos a evitar en caso de sufrir de ansiedad. Saber qué es beneficioso o perjudicial es útil para mejorar la calidad de vida y obtener mejores resultados del tratamiento.

¿Qué es la ansiedad y qué relación tiene con la alimentación?

El trastorno por ansiedad generalizada es una enfermedad frecuente y a menudo incapacitante. Se caracteriza por la aparición de miedo y preocupación excesiva en relación a eventos o problemas comunes.

La ansiedad se acompaña de algunos síntomas físicos, como palpitaciones, tensión muscular, opresión en el pecho, irritabilidad o dificultad para concentrarse. Con una incidencia creciente, en algunos casos puede afectar de forma clara las relaciones sociales, laborales y personales.

Varios estudios sugieren que existe una relación entre una nutrición óptima y mejores resultados de salud mental. Una dieta del estilo mediterráneo, caracterizada por la presencia de aceite de oliva, frutas y verduras, pescado y frutos secos, parece tener un efecto protector.

Se aconseja que los productos consumidos sean abundantes en grasas saludables, frutas, verduras y proteínas magras.

Al contrario, existe una relación negativa entre la dieta occidental y los episodios de ansiedad y depresión. Esta forma de alimentarse gana adeptos, sobre todo entre la población adolescente. Se caracteriza por la presencia de comida rápida, alimentos fritos, dulces, harinas refinadas, carne procesada y pocos vegetales.

Algunas de las posibles explicaciones son la capacidad de ciertos alimentos para crear un ambiente pro-oxidativo e inflamatorio. También la falta de nutrientes básicos y positivos, como el zinc, los folatos y el magnesio.

Sea como sea, está claro que la dieta influye en el estado de ánimo y la salud mental. Algunos patrones alimentarios pueden mejorar los síntomas.

¿Qué tipo de alimentos debes evitar si padeces ansiedad?

Buena parte de las personas que conviven con ansiedad recurren a terapias para manejar sus síntomas. Sacar los siguientes alimentos de la dieta puede contribuir a mejorar la situación:

  • Cafeína

Son muchas las personas que consumen un café de mañana. Ingerir dosis moderadas de cafeína se considera seguro y presenta beneficios para el organismo. Pero también tiene su lado negativo.

Como afirman desde la Asociación Americana de Psiquiatría, demasiada cafeína puede tener efectos secundarios, como irritabilidad, nerviosismo y problemas de insomnio.

Dosis elevadas de más de 400 miligramos de cafeína diaria pueden acarrear ansiedad, excitación y agitación o empeorar un trastorno de ansiedad ya existente.

La dieta basada en frituras, harinas refinadas y comida rápida podría ser proclive a incrementar los síntomas de ansiedad.
  • Bebidas energéticas

Este tipo de bebidas deben eliminarse de la dieta a toda costa, ya que no aportan ningún beneficio y se han relacionado con múltiples problemas de salud.

En referencia al sistema nervioso, se conocen por su capacidad de mejorar la atención, el estado de ánimo y el rendimiento energético. Pero también deben tenerse en cuenta los efectos de un consumo a largo plazo. 

Por el momento, la evidencia científica muestra una relación entre el consumo de bebidas energéticas y algunos problemas mentales. Entre ellos se encuentra la ansiedad, aunque también la depresión y el estrés. Sin embargo, son necesarios más análisis para poder determinar si existe causalidad.

  • Alcohol

La ingesta de alcohol afecta de forma clara al sistema nervioso central. Aunque en un primer momento puede ejercer un efecto calmante, poco a poco se acentúa la capacidad de aumentar el nerviosismo y de alterar el sueño. 

Además, cambia los niveles de serotonina y los neurotransmisores en el cerebro, lo que empeora la sensación ansiosa. 

  • Azúcar añadido y edulcorantes artificiales

Este ingrediente no es aconsejable para aquellas personas más propensas a padecer problemas de ansiedad y depresión. Una publicación en el Scientific Reports reveló que una dieta alta en azúcar podía incidir en los trastornos del ánimo, tanto en hombres como en mujeres.

  • Procesados

Poco a poco la evidencia muestra los efectos negativos de este tipo de alimentos en la dieta. En relación con el estado de ánimo y los trastornos de ansiedad, el problema se encuentra en los ingredientes de su composición.