22.7 C
San Pedro Sula
martes, noviembre 30, 2021

SALUD| Seis alimentos que te ayudan a evitar la inflamación abdominal

Debes leer

REDACCIÓN. La inflamación abdominal se puede originar por diferentes causas, se puede controlar fácilmente con una dieta adecuada si no obedece a una patología en concreto, sino que resulta consecuencia de nuestros hábitos.

Por eso, te mostramos alimentos que te ayudan a evitar la inflamación abdominal.

Los mejores alimentos contra la inflamación abdominal

Si quieres prevenir la inflamación abdominal, debes evitar el estreñimiento, así como la excesiva fermentación colónica que origina gases o flatulencia, y otras posibles causas modificables como la retención de líquidos. Para ello, recomiendan los siguientes alimentos.

Lea además: SALUD| El ginseng, una planta medicinal milagrosa para la mente y cuerpo 

1. Agua en cantidades suficientes

Hidratación

Ingerir líquido en cantidades adecuadas favorece la evacuación intestinal, ayudando a prevenir el estreñimiento que puede ser causa de inflamación abdominal.

Asimismo, tener un cuerpo correctamente hidratado reduce al mínimo las posibilidades de retener líquidos y puede ser de gran ayuda para evitar la inflamación abdominal.

Resulta importante sumar agua como tal o bebidas como infusiones sin azúcar, té de jengibre, que además tiene un componente antiinflamatorio científicamente probado u otras opciones sin alcohol, azúcar, ni gas.

2. Yogures o leches fermentadas, sin azúcar añadido

Salvo excepciones como cuando hay intolerancia a la lactosa o alergia a las proteínas de la leche de vaca, los yogurts como las leches fermentadas, son fuente de probióticos y estos ayudan a la flora intestinal. Colaboran además a prevenir el estreñimiento que puede ser causa de inflamación.

Asimismo, al poder estas bacterias beneficiosas mejorar la composición de la flora intestinal, reducimos las posibilidades de que exista una fermentación excesiva o muy escasa en nuestro intestino, y con ella, la hinchazón del vientre.

Dieta antiinflamatoria para proteger la salud: estos son los alimentos que la componen y las claves para llevarla a cabo

3. Frutas en compota o modificadas por cocción

La fibra de las frutas y verduras podría desempeñar un papel importante en la prevención y control de enfermedades inflamatorias intestinales, según señala un estudio. No obstante, en momentos agudos un exceso de fibra puede agravar síntomas.

Por eso, lo mejor es no dejar de consumir frutas, y eso se puede hacer mejor con alimentos por cocción, es decir la compotas o purés. Aunque algunas opciones maduras se pueden consumir en crudo sin abusar de ellas, como es el caso de melocotones, plátanos o peras.

Sus contenido en agua y en fibra nos ayudará contra la retención de líquidos y el estreñimiento, siendo de utilidad para evitar la hinchazón si se ingieren en la dieta habitual.

4. Verduras, ante todo cocidas

Como sucede con las frutas, las verduras pueden ofrecer fibra, prebióticos para mejorar la flora intestinal, agua y micronutrientes de calidad, así como antioxidantes valiosos contra los procesos inflamatorios.

Por ello, se recomienda ingerirlos de manera habitual, debiendo modificarlos por cocción si nos encontramos transitando un momento agudo de síntomas con abundantes gases. O, se puede hacer seleccionando ejemplares con alto contenido en pectina en caso de que experimentemos diarrea.

De lo contrario, variedad de platos con verduras y hortalizas ayudarán a evitar la inflamación abdominal y a cuidar el aparato digestivo.

5. Aceite de oliva extra virgen como fuente principal de grasas

Este es un alimento con alto poder antiinflamatorio y está científicamente comprobado, debido a uno de sus componentes denominado oleocanthal.

También, es fuente de antioxidantes valiosos, y por lo tanto, se recomienda el aceite de oliva extra virgen como fuente principal de grasas en la dieta. Pero, debe evitar por supuesto su uso para frituras o cocciones que modifiquen el aceite considerablemente.

Se puede usar para elaborar aliños varios, para conservas caseras, para untar y demás platos, sobre todo, sin modificar por cocción.

6. Pescados, tanto blancos como azules

Los pescados son alimentos que se reducen en purinas y fuente de proteínas y grasas, que son de calidad para la dieta. En el caso de los pescados blancos resultan muy fáciles de digerir y por ello, son recomendables en dietas blandas, para momentos agudos con muchos síntomas.

Los pescados azules son fuente de grasas omega 3, que pueden ser de ayuda para reducir y prevenir la inflamación, como se ha probado en personas con artritis reumatoidea.

Por lo tanto, se recomienda los pescados, tanto blancos como azules en la dieta habitual, en preparaciones varias, excepto frituras.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0

Más noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias