¡UNA LOCURA! Alianza quedó fuera en el 94´ ante Tigres de México

229
Alianza
A nada estuvo el conjunto salvadoreño de eliminar al poderoso Tigres de México de la Concachampions.

REDACCIÓN. Cuando parecía que el Alianza salvadoreño eliminaba al Tigres de México, Nahuel Guzmán se elevó por los cielos y apagó la música de la orquesta blanca que se quedó a segundos de dar la gran sorpresa de los octavos de la Liga de Campeones de Concacaf.

El encuentro llegó a tener apariencia de puro trámite para el equipo de Monterrey. Y es que a los 22 minutos el juego ya estaba 3-0.

Enner Valencia adelantó a los locales a los 9´. Luego, el francés André-Pierre Gignac, puso el 2-0 al minuto 17 tras una preciosa definición por encima del meta salvadoreño, Rafael García.

Minutos después el ecuatoriano, Valencia, se escapó de la defensa blanca y definió ante el golero visitante, sin embargo, el rebote le quedó de nuevo y en ese afán, Mancia quiso sacar la pelota, pero en lugar le pegó a la pierna del 13 felino y el árbitro hondureño, Said Martínez, no dudó en decretar penal.

Todo parecía liquidado. Pero al 33, el referee catracho pitó foul en media cancha a favor de los visitantes. Marvin Monterrosa apuró y habilitó al extremo, Carlos Portillo, que madrugó a los centrales de Tigres, definió con un toque suave a la izquierda de Nahuel y el balón entró lentamente al arco del argentino.

El sueño de los salvadoreños mostró algunos signos vitales. Pero fue al 42´cuando el corazón de cada hincha paquidermo empezó a latir fuertemente después de que, en una salida del córner, Óscar Cerén cabeceó el balón al borde del área grande, habilitando a su compañero, Carlos Portillo; éste definió incrédulo de que estaba poniendo el partido 3-2 y emparejando la serie.

No era un sueño, Alianza estaba 4-4 en el agregado y eliminando a Tigres, al poderoso Tigres de México.

Lea también: Héctor Castellanos: «Estamos a años luz de esos equipos»

Alianza, Nahuel y la desilusión 

El segundo tiempo fue un round de nunca acabar para los centroamericanos. Se defendían como podían de los ataques que los mexicanos hilvanaban desde todos los sectores de la cancha del Volcán.

En el fútbol, nunca se puede dar nada por hecho. Parecía que no había forma de vencer el arco de García. Ya se habían cumplido los cuatro minutos de descuento, era la última jugada del partido: un tiro libre a favor de los locales.

En la televisión se vio que el chileno Eduardo Vargas volteó a ver hacia atrás, esperando a que su portero llegara al área. Es la jugada desesperada. Said sonó el silbato y el balón se elevó por encima de los jugadores salvadoreños. Parecía que ninguno podía llegar a esa pelota excepto él, Nahuel Guzmán. Fue un cabezazo certero, directo al corazón de los aficionados cerveceros.

Otros resultados

A la misma hora se estaba jugando en Canadá, el partido entre el Impact Montreal del hondureño Rommel Quioto y el Saprissa de Costa Rica. Al final, el partido terminó 0-0, clasificando al equipo norteamericano por los dos goles conseguidos en la cancha del monstruo morado la semana anterior.

Más temprano, a las 5:00 de la tarde, el New York City recibió al San Carlos tico. En la ida, los neoyorquinos ganaron 3-5. En la vuelta, lograron vencer 1-0 a los toros del norte con una única anotación de Alexander Callens a los 41 minutos.