24.5 C
San Pedro Sula
lunes, agosto 8, 2022

Siguen vivas las creencias de la Primera Agua de Mayo en Honduras

Debes leer

REDACCIÓN. Usualmente los pronósticos en la agricultura suelen ser apocalípticos, en este mes de mayo en algunos departamentos de Honduras, sobretodo en el campo, se preparan para las buenas cosechas.

Mientras los meteorólogos anuncian el debilitamiento en el clima, en la jerga técnica también referido como la “oscilación del sur” por el enfriamiento de las aguas del océano Pacífico, ello es motivo de buenas nuevas para los que se dedican a la siembra allá en las zonas rurales de Honduras, por lo que las primeras lluvias de mayo permiten la buena cosecha de granos como maíz.

Nadie desconoce las vicisitudes de los labriegos en los últimos tiempos, lamento por una parte del año por falta de agua y tormento cuando vienen las tempestades, angustiosa escasez de alimentos cuando el inclemente sol quema hectárea tras hectárea de cultivos. El cambio climático ha hecho estragos obligando al país a importar granos básicos.

LA PRIMERA AGUA DE MAYO

Aunque se ha perdido la costumbre, desde el primer día de mayo muchas personas estuvieron preparadas con vasijas, poncheras y tanques para tomar la preciada agua, se le adjudica a la primera agua de mayo que es medicinal, que cura muchas cosas.

Muchos esperaron el primer aguacero para lavarse las caras y bañarse, era tan esperada que se hizo una tradición, la cual tiene un sinnúmero de creencias en algunos pueblos de Honduras.

El Agua de Mayo se considera mágica la primera agua de mayo,, cuando está cayendo, la gente la recoge con las manos y se la pasa por la cara como despojo para purificarse, con las esperanzas en algunos de que les eliminará las arrugas y los rejuvenecerá. También se recogerá el agua de mayo en botellas, la cual servirá como protección y para resolver problemas de salud.

Según la creencia que data de antaños, la primera lluvia del mes de mayo, es medicinal, por lo que todavía en nuestra campiña muchas personas la envasan y conservan para tratarse ciertas dolencias y para supuestamente mejorar la suerte.

Muchas personas se mantienen atento a ese acontecimiento, por lo que tan pronto se ennublese, colocan recipiente en los aleos de sus viviendas o cañerías que penden del techo , para proveerse del líquido.

Según la creencia de nuestra gente de antaños, la primera agua lluvia de mayo sirve como parasitida, para combatir empache estomacal y hacer crecer el pelo.

Se recuerda que nuestros padres y abuelos, en el campo solían llevar botellas del líquido obtenido de la primera lluvia, al padre de la comarca para que lo bendijese y así utilizarlo como bendito para realizar bautismos, realizar novenario y otros ritos religiosos.

También era utilizado para rociar a las personas poseídas de los que llamaban malos espiritús y ungir a interesados en mejorar su suerte.

Sin lugar a dudas que se trata de una tradición que se ha ido perdiendo, por lo menos en los núcleos urbanos, aunque en muchos campos, principalmente del suroeste y el nordeste, aún se mantiene con cierto fervor.

Otras creencias:

-Hace crecer a los niños.
-Da buena suerte.
-Limpia la cara.
-Quita el dolor de estomago.
-No se enferman por un tiempo.
-Rejuvenece.
-Mata parásitos.
-Quita el embuche.
-Hace crecer el pelo.

 

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido