«Agroindustrias y mineras», responsables de contaminación que llega a Omoa

300
Omoa

CORTÉS. La contaminación del río Motagua, que viene desde Guatemala y desemboca en el marca Caribe, arrastrando decenas de toneladas de basura que posteriormente llegan a Honduras, se debe a «agro-industria, minería, aguas residuales y vertederos de basura«, así lo dijo a TIEMPO Digital el ambientalista Julio Gonzáles, ambientalista del Colectivo MadreSelva.

Según dio a conocer el especialista guatemalteco, hay varias empresas involucradas en la contaminación del río Motagua, el cual atraviesa 12 departamentos del país, y unque no mencionó cuáles son sus nombres, sí reveló a qué actividades se dedican.

«Sí hay empresas a lo largo de toda la cuenca, como, por ejemplo, las agropecuarias, las que crían cerdos. También hay empresas mineras que aportan (contaminación) a los afluentes de Guatemala, minería de oro, más que todo. Y luego, hay contaminación que viene de los monocultivos, como las meloneras. Están a orillas del río Motagua (y) utilizan químicos y pesticidas», señaló él vía llamada telefónica.

Aguas residuales arrastran basura

Asimismo, mencionó que hay una gran parte de aguas residuales que primero llegan al río Las Vacas, situado en la Ciudad de Guatemala, y posteriormente al río Motagua. De modo que «hay partes en las que ya no se ve vida» en ese río. Son unas 500.000 personas que drenan aguas servidas al río Las Vacas.

El río Las Vacas recibe las aguas residuales de la Ciudad de Guatemala, las desplaza por Chinautla hasta toparse con la presa de la Planta Hidroeléctrica. Luego continúa por municipios como Chuarrancho, San Pedro Ayampuc, San Raimundo, hasta desembocar en el mar Caribe, y en playas como las de Omoa.

Pero las aguas negras no solamente transportan desechos biológicos humanos, sino también plástico y cualquier otro clase de basura, lo cual puede apreciarse con mayor claridad en los primeros 127 kilómetros del río Las Vacas, indicó él.

MadreSelva precisa que cerca de la cuenta de Las Vacas viven unos ocho millones de habitantes, que generan aproximadamente 500 toneladas de basura a diario, el cual se deposita en un vertedero.

Vertedero de basura en Ciudad de Guatemala. (Foto de connectas.org)

El basurero de ciudad de Guatemala cada día recibe tres mil toneladas de desechos que contaminan el río Las Vacas.

«Y es un vertedero mal manejado, porque ahí, lo que están haciendo es azolvar la cabecera de cuenta del río. Justamente en la boca del basurero hay un drenaje y ese drenaje ha tenido falta de mantenimiento. Actualmente está colapsado y toda esa agua es la que llega al Motagua«, dijo Gonzáles.

«(…) Entonces, ahí estamos hablando de contaminación por agro-industria, por minería, aguas residuales y vertederos de basura«, agregó el miembro de Colectivo MadreSelva.

Omoa exige respuesta

Entre tanto, los residentes de OmoaCortés, dicen estar cansados de recoger las «toneladas de basura» que llegan a sus playas y exigen al país vecino que se haga responsable.

Junior Madrid, presidente de la Comisión Ambiental de la Sociedad Civil de Omoa, describió la cantidad de basura que llega a ese municipio como algo «imposible de calcular».

«Es incontable. Interminable. No se puede medir la dimensión, ni siquiera hacer una aproximación. Es tan exagerado que más bien pareciera que se trata de un ‘universo de basura’. Lo que sí podemos decir es que recolectar la basura nos cuesta unos L100,000 mensuales. Pero, mire, la actividad se puede hacer todos los días y nunca se termina«, reveló él.

Asimismo, pidió a la nación vecina que, cada año, de su presupuesto general, destine fondos para hacerse cargo de la contaminación del río Motagua y que sí ésta no llegue a Honduras.

«Nosotros no queremos que se trabaje con un paliativo. Necesitamos que en el 2021, en el Presupuesto General de la República de Guatemala, el gobierno asigne un fondo para desarrollar los macro proyectos de manejo de desechos. Solo así se va a resolver el problema», opinó Junior.

Lea: Cuatro proyectos hidroeléctricos y ninguno beneficia Omoa: Sociedad civil

Biobarda industrial instalada en el río Motagua.

Cancillería pasiva

Asimismo, hizo un llamado a la Cancillería hondureña para que intervenga «y no asome las narices solo cuando hay presión mediática».

«Ya no queremos ser parte de reuniones diplomáticas, improductivas, en donde vamos a tomar café, a comernos un postre, a hacer tertulias y a mirar una presentación en ‘data show’. Qeremos soluciones concretas. El municipio ya no puede seguir tolerando la irresponsabilidad de Guatemala ni cargar con los costos de la limpieza», sostuvo.