Tegucigalpa, Honduras. A través de una larga carta, el empresario textil de Honduras, Adolfo Facussé, le sugiere al actual presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Luis Larach, jugar otro papel en relación a la crisis política que vive el país.

Esto, según el exdirector de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), ya que el rol que ha jugado el Cohep ante la actual coyuntura de crisis ha sido sumamente deficiente.

Además, el empresario hondureño en su misiva le dice que “el éxito no consiste en quedar bien con el Gobierno”. De igual forma, ignorar su lado corrupto y sombrío y someterse; convertirse en parte, beneficiario.

Asimismo, convertirse en “hasta socio” para asegurarse de obtener ganancias. O pagar las “mordidas para que lo atiendan y hacerse el tonto para que no lo toquen a uno”, señaló Facussé.

El ex directivo de la ANDI seguidamente realizó varias interrogantes ante la actual problemática. ¿Qué puede haber hecho la empresa privada para convertirse en blanco de ese tipo de ataque; o, si es que estamos condenados a seguir siendo atacados haga lo que haga la empresa privada?

¿Qué es lo que no ha hecho y más bien, debería hacer, la Empresa Privada para evitar volverse a ver en esta penosa situación?

Sin embargo, Adolfo Facussé, se contestó por sí solo, al decir que “para la población; los empresarios, a través del su representación en el COHEP, dan la impresión de que están muy a gusto con el Gobierno que tenemos y seguiremos teniendo”.

Al mismo tiempo, recalcó que la única preocupación de algunos empresarios del país son sus ganancias. “O sea, a los empresarios no se les ocurre que también son ciudadanos y que, como tales; van a sufrir las consecuencias de la destrucción del sistema democrático y de separación de poderes”, señaló.

Entre las posibles consecuencias que podría seguir siendo la empresa privada; están los abusos de los malos gobernantes, corrupción, competencia desleal de los negocios turbios.

También, el saqueo y destrucción de las empresas de servicios públicos; y, en general, de la incapacidad del sector público para cumplir con sus obligaciones principales.

Lea también:  Según Adolfo Facussé, solo un imbécil invertiría en Honduras

“Lo qué pasó en el Hotel Marriott va a ser poco el día que se decidan a bajar de los cerros y tomarse la ciudad”: Facussé

Seguidamente, el otrora político hondureño se refirió a los acontecimientos violentos suscitados la semana anterior. Esto, cuando la Alianza de Oposición realizará una marcha pacífica a los alrededores de la antigua Casa de Gobierno de Honduras.

Esta misma, terminó con la destrucción y quema de las instalaciones del Hotel capitalino Marriott. Además, con la destrucción de varios ventanales del Cohep.

Ante ello, Facussé explicó que hay un 40 por ciento de los 542 barrios; y, colonias de Tegucigalpa son zonas marginales, controlados por las maras y por policías corruptos.

“Casi todas estas zonas marginales están en los barrancos de las montañas que rodean la Capital; allí no leen periódicos, nunca han visto ni de cerca a La Gaceta. Su orientación es la que reciben de las redes sociales; y, su sustento el que obtienen con la extorsión y el robo”, puntualizó.

Acto seguido, Facussé le dijo al presidente de la empresa privada que “lo qué pasó en el Hotel Marriott; y, en el edificio del COHEP va a ser poco el día que se decidan a bajar de los cerros y tomarse la ciudad. Pues no habrá Policía Nacional o Militar que podrán pararlos”.

Podría interesarle:  “Pepe” Lobo en lista de extraditables, según Adolfo Facussé

El éxito es convertirnos en aliados del pueblo

Posteriormente, Adolfo Facussé, le recomendó a Larach que el éxito ante la crisis política es convertirse en aliados del pueblo.

“El éxito es convertirnos en aliados del pueblo, peleando y liderando; si es posible, la lucha contra las causas del atraso”, subrayó Facussé en su carta dirigida al presidente del Cohep.

A renglón seguido, el empresario textil aseguró que todavía la situación en el país es “vivible”. Aparte, que el Gobierno puede llegar a controlar tarde o temprano las protestas y las manifestaciones.

“Esto, aunque sea a un alto costo como hasta ahora. Cuando comienza el conflicto y ya debemos lamentar más de 30 muertos; aparte de grandes daños a la inversión privada”, dijo Facussé.