24 C
San Pedro Sula
viernes, abril 19, 2024

Adolf Hitler y el día que engañó al mundo sobre la masacre judía

Debes leer

ALEMANIA. Adolf Hitler hizo pasar el campo de concentración de Theresienstadt como un centro de vacaciones para engañar al mundo. Los judíos tuvieron que actuar.

El 23 de junio de 1944 un contingente de la Cruz Roja, escoltado por miembros del ejército de Dinamarca, llegaron hasta Theresienstadt, ubicado en Checoslovaquia, un campo de concentración nazi que fue encubierto para parecer un centro de recreación para los judíos.

Los funcionarios habían empezado a preguntarse qué era de los judíos que estaban despareciendo a diario desde el inicio de la guerra. También escucharon muchos rumores de que el ejército de Adolf Hilter los tomaba prisioneros y los gaseaba.

En ese contexto, el rey de Dinamarca pidió la intromisión de la Cruz Roja para verificar cómo funcionaban los centros de reclusión que los nazis se habían dedicado a construir en los territorios que conquistaban.

Preocupados por los entredichos y porque la verdad de sus atrocidades se descubrieran, los nazis idearon una pantomima que logró engañar a todo el mundo. Ellos disfrazaron el centro de Theresienstadt en un centro vacacional que “Hitler había creado especialmente para proteger a los judíos de la guerra”.

Antes de que la Cruz Roja llegara, los nazis se encargaron de embellecer la prisión. “Para empezar, deportaron al Este a unos cinco mil judíos en mayo de 1944, incluidos los huérfanos y la mayor parte de los enfermos, sobre todo, los que padecían tuberculosis. Los siguieron siete mil quinientos más. Los más demacrados y enclenques fueron escondidos en las peores viviendas, situadas en la zona de exclusión, para que nadie los viera”, escribe ABC.es.

Después, se embelleció las calles, se crearon falso escenarios de bibliotecas, comedores, centros de entretenimiento, guarderías, escuelas y más. Para que los visitantes creyeran que todo era cierto, los alemanes amenazaron a los judíos de muerte si no actuaban.

Con todo listo, la visita terminó y fue favorable para los nazis. La organización hizo un resumen de 15 páginas y lo entregó en julio de ese año. Ahí decía que en efecto, “Terezín” como también se le conoce, era un complejo vacacional.

“Nos sorprendió muchísimo descubrir que el gueto era una ciudad donde se desarrollaba prácticamente una vida normal. Esperábamos encontrar algo peor”, decía uno de las conclusiones.

Cuando terminó todo, muchos de los niños y adultos “actores” fueron deportados a Auschwitz y murieron en las cámaras de gas.

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido