Acuerdo con el FMI amarrado a la «estabilidad, reformas y crear espacio fiscal»

340
FMI
El Gobierno hondureño hoy firmó un nuevo acuerdo “Stand By” con el FMI.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El Gobierno hondureño firmó hoy un nuevo acuerdo “Stand By” por 24 meses con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se trata de un acuerdo técnico mientras es aprobado por el directorio del FMI a finales del mes de junio. Al recibir el «visto bueno» del directorio, Honduras tendría la capacidad de endeudarse en más 311 millones de dólares.

De acuerdo al comunicado, esos fondos podrían ser usados siempre y cuando tenga finanzas sanas y baja inflación.

La misión del FMI ha solicitado que el país mantenga la estabilidad macroeconómica mediante reformas para garantizar la sostenibilidad de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

El jefe de la misión, Esteban Vesperoni, admitió que hubo una desaceleración en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en relación al 2017. Hizo énfasis en el crecimiento del déficit de Cuentas Corrientes; recalcó que el de la ENEE ha sido el más alto.

Lea también: Buscar un socio para recuperar Hondutel se contempla en negociaciones con el FMI

Aquí el comunicado de la misión del FMI:

Una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) encabezada por Esteban Vesperoni visitó Tegucigalpa y San Pedro Sula del 22 de abril al 6 de mayo de 2019 para realizar la consulta anual del Artículo IV y mantener conversaciones con las autoridades con respecto a un programa económico que pueda contar con el respaldo del Fondo Monetario Internacional. Al concluir la misión, el Sr. Vesperoni emitió la siguiente declaración:

Me complace anunciar que, en apoyo a la agenda de reformas económicas e institucionales del gobierno de Honduras, el FMI y las autoridades hondureñas han concretado un acuerdo a nivel de personal técnico por una combinación de Acuerdo Stand-by (SBA) y de Servicio de Crédito Ampliado (SCA) de 24 meses, por un monto de US$311 millones (equivalente a 224,8 millones de Derechos Especiales de Giro o 90 por ciento de la cuota de Honduras en el FMI). Las autoridades han indicado que pretenden tratar el acuerdo en forma precautoria.

El PIB se desaceleró

Las condiciones macroeconómicas de Honduras se mantuvieron estables en el 2018. El crecimiento del PIB se desaceleró con respecto al desempeño dinámico en el 2017, ubicándose en el 3¾ por ciento debido al debilitamiento de los términos de intercambio, pero se mantuvo cerca de su potencial, apoyado por el consumo privado, que se vio impulsado por un importante crecimiento de las remesas internacionales.

La inflación se mantiene estable, cerca del punto medio de la banda del 4±1 por ciento fijada por el Banco Central. Debido a la caída de los precios del café y el incremento de los precios del petróleo, el déficit de cuenta corriente se amplió al 4¼ por ciento del PIB, pero se mantuvo cercano a su media histórica. A pesar del déficit más alto de lo esperado registrado por la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), el sector público no financiero (SPNF) presentó un déficit del 0,9 por ciento del PIB, en línea con la meta establecida en la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF). El sistema financiero se mantiene estable, líquido y bien capitalizado, con una morosidad a niveles históricamente bajos.

El desempeño macroeconómico y la productividad

Ante la desaceleración del crecimiento económico a nivel mundial y términos de intercambio aún débiles, se anticipa que en el 2019 el crecimiento se modere ligeramente a cerca del 3½ por ciento, manteniéndose sin embargo cercano a su potencial. Las políticas del programa económico apuntan a un incremento de la productividad que apoyará el desempeño macroeconómico en los próximos años, y crearán gradualmente el espacio fiscal para inversión pública y gasto social muy necesarios. Se anticipa que la inflación y las expectativas de inflación se acerquen al punto medio de la banda del Banco Central, mientras que se espera que el déficit de cuenta corriente se mantenga estable alrededor del 4 por ciento del PIB.

Un objetivo clave del programa económico es mantener la estabilidad macroeconómica y a la vez poner en marcha reformas económicas e institucionales para fomentar el crecimiento inclusivo. Las políticas reforzarán los logros ya alcanzados en materia de fortalecimiento del marco institucional y de políticas. Se combinará la observancia de la LRF con reformas dirigidas a crear espacio fiscal para reducir la brecha de infraestructura e incrementar el gasto social, inclusive en importantes programas de género. El programa preservará los esfuerzos previos para la movilización de ingresos, aplicará la ley marco del sector eléctrico y pondrá la situación fiscal de la Compañía Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) en una trayectoria sostenible.