Acribillan dos jóvenes de 18 años mientras jugaban fútbol en SPS

Una joven, supuesta familiar de una de las víctimas, rompió en lágrimas al ver la escena.

194
jugaban fútbol en San Pedro Sula
Parque donde se dio la muerte de los dos jóvenes.

CORTÉS. Dos jóvenes de 18 años de edad fueron acribillados la noche de ayer mientras jugaban fútbol en San Pedro Sula, zona norte del país.

Las víctimas fueron identificadas como Héctor Mata, alias «El Chinito» y José Marcos Lemus, alias «El Catocho», ambos de 18 años de edad.

La narración de los hechos, según los presentes, indican que ellos se se encontraban jugando «una potra». Acto seguido, individuos desconocidos bajaron de un vehículo       pick-up de color negro y les dispararon.

En la escena del crimen quedaron gran cantidad de casquillos de bala y los adolescentes yacían en el suelo. Esto ocurrió en el bordo de la conocida colonia Juan Lindo, en el sector conocido como «El Dragado».

Por su parte, los conocidos del barrio de ambas víctimas, manifestaron que ni el nombre les conocían. Pero sí dijeron que se llevaban bastante bien y siempre los trataban por el alias.

Héctor y Marcos laboraban, durante el día, como ayudantes de albañil y tras salir de horas laborales llegaban a la cancha a disfrutar. Según dijo un presente, al momento de ser asesinados, ellos acababan de terminar el juego y compartían unos refrescos.

Acribillados mientras jugaban fútbol

«Ellos eran bien queridos aquí», expresó uno de los conocidos. «No sabemos quiénes fueron solamente que se conducían en un carro y se fueron», añadió otro de los presentes.

Otra de las personas que llegó al lugar dijo que «solo Dios sabe lo que estaban haciendo». Asimismo, había más jóvenes presentes pero se desconoce si hubo más heridos en el tiroteo que les quitó la vida a los dos.

Autoridades policiales llegaron a la escena recolectaron los casquillos de bala y acto seguido, llegaron por los cadáveres. Una jovencita, aparentemente, familiar de uno de los fallecidos al observar la escena, rompió en lágrimas.

Las calles de San Pedro Sula, la capital industrial del país, continúan pintándose de rojo con los asesinatos que se ejecutan a diario.