Abusó de once menores en hogar de niños de SPS; 282 años en prisión

781
hogar de niños de sps
Justo Pastor Aguilera empezó como voluntario el 1 de octubre de 2007.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. Durante una década, Justo Pastor Aguilera Osorto, de 43 años de edad, se valió de su trabajo en un hogar de niños de SPS para abusar de once menores. Su caso fue llevado a juicio y el 13 de junio le dictaron condena.

Al licenciado en Filosofía lo sentenciaron a 282 años en prisión por los delitos de violación, violación especial y actos de lujuria agravados. Aguilera Osorto aceptó ser culpable y así distribuyeron la condena:

  • 14 acusaciones por violación especial en perjuicio de once menores (15 años por cada caso) y un total de 260 años de cárcel.
  • 2 acusaciones por violación simple (10 años por cada delito) y un total de 20 años de cárcel.
  • 3 acusaciones por actos de lujuria agravados (7 años y 6 meses por cada delito) y un total de 22 años y 6 meses de cárcel.

Justo Pastor siempre llevaba la biblia en sus manos y con su timidez, no lo consideraban un amenaza en el hogar de niños; ubicado en el sector Satélite, de San Pedro Sula.

Lea también: Violador hondureño se escondía detrás de una biblia

Podría interesarle – Justo Aguilera: ¿Cómo un violador convivió con más de 30 niños?

Durante diez años abusó de menores de entre cinco y catorce años que estaban bajo su cuidado. Él se desempeñaba como educador y compartía día y noche con los menores. Hasta 2016 se interpusieron denuncias en su contra y empezó la investigación.

En 2017 fue detenido y más de dos años después, le dictan prisión. El hogar de niños continúa funcionando con el esfuerzo de voluntarios. Sin embargo, las aberraciones cometidas por Justo Pastor marcaron la vida de menores, cuyo pasado ya había sido lo suficientemente duro.

Se declaró culpable

Se informó que decidió declararse culpable para evitar ir a juicio oral y público donde podían sentenciarlo a al menos 400 años tras las rejas.

El 1 de octubre de 2007, el hombre que ahora tiene 43 años, llegó a la casa hogar como voluntario y le abrieron las puertas, sin saber que era un violador en serie. De lugares donde antes vivió arrastraba acusaciones por las cuales nunca respondió.