El famoso “a yo” asegura ser objeto de “burletas”; familiares se oponen a su amor

1768
a yo

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Luego de que surgiera la noticia de una joven que se envenenó por celos hacía su pareja, este se volvió objeto de burlas por su humilde forma de hablar y cuya popularidad surgió tras referirse a sí mismo con la frase «a yo».

Wendy Romero es la fémina que ingresó el pasado 29 de noviembre al hospital regional de Santa Bárbara por haber ingerido herbicida.

Según revelaron familiares de la víctima, tomó la decisión de envenenarse obligada por los celos que sentía sobre su pareja sentimental José Juarez, ambos jóvenes son originarios de La Unión, Lempira

Lea también: Honduras: aseguran bienes al exdiputado Tony Hernández

«A yo»

Tras obtener la versión del motivo que orilló a Wendy a envenenarse, un medio local intentó corroborar la versión con Juárez. Ante la interrogante ¿A usted es que lo cela la muchacha?, la respuesta afirmativa del novio fue «a yo», haciendo alusión a un «sí».

Cabe señalar que José Juárez es un humilde trabajador de tierra adentro cuyo vocabulario no es técnico, si no más bien, coloquial, propio de un humilde catracho.

El término «a yo» dio lugar a un sin número de «memes» que colocaron a Juaréz y a su pareja en medio de la burla a nivel nacional.

La pareja demuestra su inmenso amor con un fraternal abrazo.

Objeto de burlas

A más de quince días de lo sucedido, José Juárez, «a yo», fue nuevamente entrevistado; sin embargo, su humildad dejó una evidente lección a aquellas personas que lo han utilizado para burlase de su sencillez.

«Ahorita se andan burlando de mí. Cuando me entrevistaron allá en el hospital a Dios le dejó las cosas. Para ser honesto, no me gusta eso», dijo José.

«Me gusta ser honesto, honrado. Me entrevistaron allá y me pusieron muchas cosas (memes)  y eso es feo, lo hacen mal. La humildad que uno tiene la demuestra, y la demuestra de verdad», agregó en un tono más serio.

«Yo no digo nada, pero a Dios le digo las cosas. Lo que sé, es que sirve de “burleta” uno», concluyó el joven campesino.

Oposición de familiares

Tanto el padre de Wendy como los familiares de José se han mostrado renuentes ante la unión de esta pareja.

“Yo le digo a ella (Wendy) que tiene que caer a la razón su papá. Ella no me puede buscar porque está con el papá y le tiene miedo”, indicó José Juárez al tiempo que agregó «mi familia no me la quiere a ella, pero mi corazón sí».

José Juaréz es de escasos recursos económicos, pero su corazón y evidente humildad ha dejado sentado un precedente. Tanto así que reiteró su amor hacia su novia, «yo la amo bastante, porque ella es buena. Me soporta las pobrezas que yo tengo, porque yo no tengo ni a dónde vivir ni a dónde estar, estoy pobre sinceramente», dijo enérgicamente José.