55 años del vuelo de Gagarin: Historias poco conocidas sobre el hito y el héroe

376

Gagarin no fue el primero

Uno de los mitos más persistentes en la historia de la cosmonáutica es que Gagarin no fue el primer hombre en ser lanzado al cosmos. Según este mito, habría tenido hasta 11 antecesores, pero todos sus vuelos fracasaron y los cosmonautas murieron, por lo que la URSS prefirió ocultar esta información y mantener en secreto todo lo referente a la cuestión.

Esta leyenda fue difundida en Occidente durante la Guerra Fría, cuando la URSS informaba muy escasamente al exterior sobre sus logros científicos en el proceso de exploración espacial (lo que era bastante lógico en aquella atmósfera de competición entre las dos potencias mundiales). Los nombres de los cosmonautas y los ingenieros se ocultaban y tan solo se podían encontrar en la prensa los nombres de algunos pilotos e ingenieros de pruebas que probaban la maquinaria y aparatos. No es sorprendente que algunos de estos apellidos aparecieran en la lista de cosmonautas supuestamente fallecidos elaborada por periodistas occidentales.

En total, entre 1957 y abril de 1961 la prensa extranjera recogió diez casos de presuntos fallecimientos de cosmonautas soviéticos y uno de graves heridas. Más tarde siguieron publicándose nuevos materiales sobre estos supuestos casos.

Las autoridades soviéticas no comentaban estos hechos. Más tarde los investigadores soviéticos y rusos probaron la inconsistencia de cada uno de los casos mencionados en la prensa extranjera (en algunos casos los cohetes fueron lanzados sin tripulación, mientras que en otros los apellidos aparecidos en los artículos en realidad se referían al personal de prueba y no a los cosmonautas, etc.).

Gagarin no murió y otros mitos sobre la muerte del cosmonauta

Según la versión oficial, Yuri Gagarin falleció en un trágico accidente ocurrido el 27 de marzo de 1968 mientras realizaba un vuelo de entrenamiento en un avión MiG-15 junto con el instructor de aviación Vladímir Serioguin. Durante el vuelo, los pilotos no informaron de ningún fallo en el funcionamiento pero, de repente, la comunicación se interrumpió y el avión se estrelló.

La comisión gubernamental creada especialmente para la investigación de las causas de la catástrofe estableció que el avión se estrelló a las 10.31 cerca de una pequeña población en la región de Vladímir (a unos 150 kilómetros al este de Moscú). Sin embargo, las principales conclusiones de la comisión fueron consideradas como secretas y se conocieron solo por los testimonios de sus integrantes al cabo de muchos años.

Existen varias hipótesis que explican el desastre, pero ninguna de ellas es aceptada universalmente. Entre un sinfín de versiones y teorías de la conspiración figuran las siguientes:

También se barajó la hipótesis de que Gagarin no se estrelló en aquel avión. Según la primera versión de esta leyenda, Gagarin fue arrestado en secreto por el KGB, le hicieron una operación de cirugía plástica para cambiar sus rasgos y después lo ingresaron en un manicomio, donde murió. Según la otra versión, el mismo Gagarin habría tramado la catástrofe simulando su muerte y después habría vivido bajo un nombre falso en una pequeña aldea rusa. Finalmente existe otra hipótesis, según la cual Gagarin murió 18 días antes de la catástrofe durante el lanzamiento de una aeronave secreta en el marco del programa soviético de exploración lunar, siendo tramado el siniestro del avión para esconder la verdad.

¿Qué pasó en realidad?

En junio de 2013, tras 45 años de misterio en torno a la causa de la muerte de Gagarin y 20 años de lucha, el reconocido cosmonauta ruso Alexéi Leónov finalmente logró el permiso para divulgar los detalles de lo que le sucedió al legendario cosmonauta aquel trágico día.

La comisión estatal creada especialmente para la investigación de la tragedia concluyó que la tripulación del MiG-15UTI, conformada por Gagarin y Serioguin, trató de esquivar un objeto desconocido mediante una maniobra que provocó una barrena de cola y la posterior colisión con el suelo.

«Esta conclusión es creíble para un civil, pero no para un profesional. De hecho, todo ocurrió de manera diferente», aseguró Leónov, que quería que por lo menos la familia de Gagarin pudiera conocer la verdad. Según el informe desclasificado, el factor humano estuvo presente en el accidente: un caza Su-15 no autorizado volaba peligrosamente cerca.

«En este caso, el piloto no siguió las reglas, descendió a una altitud de 450 metros. Lo sé porque yo estaba allí, oí el sonido supersónico y he hablado con testigos. Durante la postcombustión la aeronave pasó en las nubes a unos 10-15 metros cerca del aparato de Gagarin, mandándolo a una barrena a una velocidad de 750 kilómetros por hora», explicó el veterano cosmonauta.