55 años del vuelo de Gagarin: Historias poco conocidas sobre el hito y el héroe

372

Según otra versión, el factor decisivo fue la honestidad de Gagarin. Koroliov estaba muy preocupado por el problema de la elección, por lo que decidió hablar en privado con cada uno de los candidatos.

Entre otras preguntas rutinarias sobre la salud y la moral, Koroliov les preguntó a los pilotos cómo se sentían durante las pruebas en la centrifugadora, a lo que todos respondieron que bien.

Todos menos Gagarin, que contestó así al jefe del programa espacial: «Serguéi Pávlovich, esta es la prueba más difícil para mí, ¡maldita sea esta pieza de hierro!». El cosmonauta añadió que después de la prueba en la centrifugadora «apenas podía mantenerse en pie».

Parecería que una respuesta así debería acabar con la carrera del cosmonauta, pero sucedió al revés: Koroliov no solo no se mostró decepcionado, sino que se decidió y, en este momento, eligió a Gagarin.

«¿Que si estoy feliz de partir al espacio? Claro que estoy feliz: en todos los tiempos y épocas la máxima felicidad de la gente fue participar en nuevos descubrimientos. Toda mi vida me parece un momento maravilloso», admitió Gagarin poco antes del despegue.

El 12 de abril de 1961, a las 9.07, se dio la orden y empezó el lanzamiento del cohete espacial Vostok-1. En el aire se escuchó la voz de Yuri Gagarin: «¡Poyéjali!» (‘¡Vámonos!’). Pasados tres minutos, el primer cosmonauta de la historia dijo: «Veo la Tierra… ¡Qué belleza!».

Seis hechos poco conocidos sobre el vuelo del Vostok-1

1. Dos reservas

No solo uno, sino dos posibles suplentes acompañaron a Gagarin hasta la nave espacial. El primero y el más conocido fue el piloto de combate y cosmonauta soviético Guerman Titov.

El 8 de abril de 1961 se eligió a Gagarin como piloto de la Vostok-1, mientras que Titov se quedó en calidad de reserva por si fallaba el primero. Cuatro meses después, el 6 de agosto de 1961, Titov finalmente se convertiría en la segunda persona en orbitar la Tierra –en la nave Vostok-2– así como en la más joven en volar al espacio. Asimismo, estableció un primer récord de duración de vuelo (un día).

En la foto puede apreciarse a German Titov y Yuri Gagarin tomando vacaciones en Crimea.
El 12 de abril de 1961, Titov, también vestido con el traje de cosmonauta, acompañó a Gagarin hasta el cohete. No obstante, hubo también otro suplente, Grigori Nelyubov. A diferencia de Gagarin y Titov, este no llevaba traje espacial, pero estaba listo para realizar el vuelo en caso de ‘circunstancias especiales’.

2. Carta de despedida

Dos días antes del vuelo al espacio, Yuri Gagarin escribió una carta de despedida a su esposa, Valentina, para que le fuera entregada en caso de ocurrir una desgracia.

En la carta Gagarin comparte su alegría por haber sido elegido para la misión: «Hoy la comisión gubernamental ha decidido enviarme al espacio el primero. No sabes, querida Valiusha, lo feliz que estoy, quiero que vosotras lo estéis también conmigo. A una persona de a pie le han encargado una tarea de Estado tan grande: ¡allanar el camino al espacio!».

«¿Puedo soñar con algo mayor? ¡Esto es historia, es una nueva era! En un día despega mi vuelo», agrega Gagarin.

Sin embargo, en otro momento aparecen notas algo más preocupantes: «Creo en la técnica completamente. No debe fallar. Pero a veces pasa que un hombre se cae en el lugar más inesperado y se parte el cuello. Aquí también puede suceder algo. Pero no lo creo. Si pasa algo, te pido, Valiusha, que el dolor no te mate».

En 1961 la carta de despedida no fue necesaria, pero la mujer de Gagarin la recibió después del accidente aéreo del 27 de marzo de 1968 en el que murió el primer cosmonauta de la historia.

3. Modo automático

El equipo que preparó el viaje temía por la salud mental de Gagarin, ya que tendría que enfrentarse a una situación desconocida. Algunos médicos creían que la vista del cosmonauta no podría enfocar un punto en el ilimitado abismo especial, y el cosmonauta podría correr el riesgo de enloquecer.

Por lo tanto, la navegación manual de la nave estaba bloqueada. No obstante, antes de zarpar Gagarin recibió un sobre con un código secreto para desbloquear el sistema en caso de emergencia.