5 razones científicas por las que no dejamos de tocarnos la cara

160
cara
La ciencia nos dice por qué no podemos dejar de tocarnos la cara.

REDACCIÓN- ¡Este es el momento en que debemos cuidar nuestras salud al 100%! Por la pandemia del coronavirus, tenemos nuevas reglas de higiene a nuestras rutinas de belleza, especialmente con nuestra cara.

Por ejemplo, aprender a lavar nuestras manos por salud. Y otra de las reglas más importantes que se nos ha pedido es que NO nos toquemos la cara… sin embargo, para muchos esto ha sido una tarea imposible de realizar.

Inevitablemente nos descubrimos tocando nuestro rostro, ya sea como acto reflejo, por algún ademáno que simplemente es algo que hemos hecho durante toda la vida. De hecho, un dato curioso es que las personas nos tocamos la cara… ¡cada 2.5 minutos!

Sin embargo, ¿sabías que de hecho hay una razón científica detrás de esto? Así es: la ciencia nos dice por qué no podemos dejar de tocarnos la cara.

Lea también: Razones por las que tu pareja falla en la cama ¿Cómo ayudarlo?

Tocarse la cara puede relajar 

Los expertos afirman que tocarse la cara puede ser incluso un ademán relajante. El contacto de la piel con la piel libera oxitocina, una hormona CLAVE para los seres humanos, pues regula el estrés, una respuesta con la cual muchos vivimos a diario. Y claro que una pandemia es una fuente inagotable de estrés, por lo que el aumento del contacto de nuestras manos con la cara es casi inevitable.

Otra explicación, es que tocar nuestro rostro es una manera de controlar nuestras emociones y la atención que le ponemos a nuestro entorno. Por ejemplo, cuando quieres concentrarte, ¿te ha pasado que te das un ligero masaje en la sienes? También puede ser rascarte la barbilla, o posar tu frente en tus manos para descansar un momento. ¡Lo hacemos todo el tiempo! y es que desde bebés, es un acto reflejo que tenemos, desde entonces lo hemos aprendido.

¿Como dejo de tocármela?

Los expertos recomiendan los siguientes consejos para no tocarse la cara:

– Siempre tenlo presente: Como cuando las personas desean quitarse muletillas (palabras que repiten mucho), la mejor manera es recordar que tienes como tarea no hacerlo. Puedes aplicar el mismo método para dejar de tocarte la cara: cada vez que lo hagas y seas consciente de eso, pienso «¡no debo tocarme la cara!». Llegará un momento en que antes de hacerlo, recordarás tu regla de oro.

– Mantén tus manos distraídas: Incluso puedes usar un anillo a manera de recordatorio para no tocarte la cara. Entre más lo hagas consciente, menos pasará.

– Siempre lávate las manos: Quizás es una costumbre que no eliminarás al 100%… entonces mejor prevenir, lavando tus manos siempre, teniendo un poquito de alcohol siempre contigo para desinfectar tus manos. No es garantía para estar 100% a salvo de enfermedades, pero es un grandioso inicio para dejar de tocarte la cara.