25.6 C
San Pedro Sula
sábado, julio 2, 2022

Investigación confirma que hay 4 mil de toneladas de plástico en fondo del océano

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La basura en las playas y océanos es un problema que aqueja a muchos países con costas a nivel mundial, y un análisis internacional ha revelado que hay 30 veces más desechos en el fondo del mar que en la superficie.

Honduras es uno de esos países que sufre a consecuencia de basura y desechos plásticos que se originan en Guatemala y llegan a las playas de Omoa, en el departamento de Cortés, afectando directamente el ecosistema marino, el ambiente de la zona y la actividad turística.

Investigación de Denise Hardesty de CSIRO

Tortuga en agua azul en parche de basura plástica

“Necesitamos asegurarnos de que el gran azul no sea un gran pozo de basura”, dice Denise Hardesty de CSIRO, cuya investigación sugiere que podría haber 30 veces más plástico en el fondo del océano que en la superficie.

Es probable que al menos 14 millones de toneladas de piezas de plástico de menos de 5 mm de ancho estén asentadas en el fondo de los océanos del mundo, según una estimación basada en esta nueva investigación.

Lea también: Oleada de basura llega a Omoa, un mar de plástico cubre la zona

El análisis de sedimentos oceánicos a una profundidad de hasta 3 kilómetros sugiere que podría existir más de 30 veces más plástico en el fondo del océano del mundo que flotando en la superficie.

Tortuga
La fauna marina es de las más afectadas ante las toneladas de basura que llegan al fondo de los océanos.

La agencia científica del gobierno de Australia, CSIRO, reunió y analizó núcleos del fondo del océano tomados en seis sitios remotos a unos 300 kilómetros de la costa sur del país en la Gran Bahía Australiana.

Los investigadores observaron 51 muestras y encontraron que después de excluir el peso del agua, cada gramo de sedimento contenía un promedio de 1,26 piezas de microplástico.

Los microplásticos tienen un diámetro de 5 mm o menos, y son principalmente el resultado de artículos de plástico más grandes que se rompen en pedazos cada vez más pequeños.

La prohibición de Australia del Sur de cubiertos y pajitas de plástico de un solo uso es aclamada como “histórica”. Detener la marea de plástico que ingresa a las vías fluviales y al océano del mundo se ha convertido en un importante desafío internacional.

Basura en los Océanos
La reducción de la utilización de plástico de un solo uso, es un reto para la humanidad.

Plásticos en las profundidades del océano

La Dra. Denise Hardesty, científica investigadora principal de CSIRO y coautora de la investigación publicada en la revista Frontiers in Marine Science, dijo a The Guardian que encontrar microplásticos en una ubicación tan remota y a tales profundidades “apunta a la ubicuidad de los plásticos, no importa en qué parte del mundo se encuentre ”.

De igual interés: Omoa: biobardas siguen rotas y dan paso libre a la basura de Guatemala

“Esto significa que está en toda la columna de agua. Esto nos da una pausa para pensar sobre el mundo en el que vivimos y el impacto de nuestros hábitos de consumo en lo que se considera un lugar más prístino. Necesitamos asegurarnos de que el gran azul no sea un gran pozo de basura. Esta es una prueba más de que tenemos que detener esto en la fuente”, sostuvo.

Dra Denise Hardesty
La doctora y científica Denise Hardesty.

Investigación de campo

Los núcleos se perforaron en marzo y abril de 2017 entre 288 km y 349 km de la costa, a profundidades de entre 1,655 metros y 3,016 metros.

Denise Hardesty dijo que no era posible saber la antigüedad de las piezas de plástico o de qué tipo de objeto habían formado parte alguna vez.

Pero destacó que la forma de las piezas bajo un microscopio sugería que alguna vez fueron artículos de consumo humano.

Para el estudio, los investigadores extrapolaron la cantidad de plástico encontrada en sus muestras centrales y de la investigación de otras organizaciones para concluir que hasta 14,4 millones de toneladas de microplástico estaban ahora en el fondo del océano a nivel mundial.

Si bien esto puede parecer una cifra grande, Hardesty destacó que era pequeña en comparación con la cantidad de plásticos y basura que probablemente ingresan al océano cada año.

Estimaciones

En septiembre pasado, un estudio estimó que en 2016 entre 19 y 23 millones de toneladas de plástico llegaron a los ríos y al océano.

De su lado, un estudio anterior de la revista Science ha estimado que alrededor de 8,5 millones de toneladas de plástico terminan en los océanos cada año.

Otra investigación detalló que hay 250.000 toneladas de plástico flotando en la superficie del océano .

En el último artículo, los autores señalan que su estimación del peso de los microplásticos en el fondo del océano es de entre 34 y 57 veces lo que podría haber en la superficie.

Asimismo, Hardesty dijo que había imperfecciones en las estimaciones, pero que se basaban en la mejor información disponible. “Es útil dar a la gente una idea del alcance y la escala de la que estamos hablando”, dijo.

Pero también mencionó que la cantidad de plástico en el fondo de los océanos era relativamente pequeña en comparación con todos los plásticos que se liberan. Por lo que la científica sugiere que los sedimentos de las profundidades marinas no son actualmente un lugar de descanso importante para los plásticos.

También agregó que creía que la gran mayoría de los plásticos se estaban acumulando en las costas. “Hay mucho más atrapado en tierra que en el mar”.

Investigaciones de la Dra. Julia Reisser

La Dra. Julia Reisser, bióloga marina del Oceans Institute de la Universidad de Australia Occidental, ha estado investigando la contaminación plástica durante 15 años.

“La comunidad de las ciencias marinas ha estado realmente obsesionada con descubrir dónde está el plástico”, dijo Reisser, quien no participó en el estudio.

Se necesitaban múltiples métodos científicos para comprender el impacto potencial de los plásticos en la vida silvestre en el océano. El plástico más grande puede enredar la vida silvestre, mientras que los microplásticos e incluso piezas más pequeñas podrían ser consumidas por una variedad de especies, desde plancton hasta ballenas.

Basura en los océanos
A causa de las inmensas cantidades de basura en los océanos, la vida marina se ve bastante afectada, a manera que hasta llegan a perder su vida por ingerir equivocadamente un desecho.

La bióloga, además, enfatizó que el nuevo estudio era una contribución importante a los esfuerzos mundiales y esperaba que los datos de aguas profundas de Australia pudieran combinarse con otros esfuerzos en todo el mundo para que los estudios futuros obtengan una imagen más precisa.

Reisser también ha fundado una nueva organización para investigar nuevos plásticos utilizando algas marinas como material básico.

“Creo que el destino final de los plásticos marinos es el mar profundo, pero estamos lejos de estar en equilibrio. Si pudiéramos viajar mil años hacia el futuro, ese plástico se habrá fragmentado lentamente y se habrá eliminado de nuestra costa”, comentó.

Líderes de más de 70 países firmaron un compromiso voluntario en septiembre para revertir la pérdida de biodiversidad. Este incluía el objetivo de detener la entrada de basura a los océanos para el año 2050, principalmente el plástico.

Los principales países que no firmaron el compromiso fueron Estados Unidos, Brasil, China, Rusia, India y Australia.

Lea además: ¡Crimen ambiental! de joya natural, a basurero municipal

Situación en Honduras

Basura en playas de Omoa
La costas de Honduras, especialmente las playas de Omoa se han visto gravemente dañadas a causa de toneladas de basura provenientes de Guatemala.

Las costas de Honduras también se ven afectadas por las interminables cantidades de basura en las costas y playas, principalmente en las playas de Omoa, que proviene del país vecino Guatemala, específicamente trasladada por el río Motagua.

Científicos, biólogos y experto en el tema lo han catalogado como “desastre ambiental”, afectando a todas las especies marinas u un arrecife de coral, además de dañar la belleza de las playas de la zona que atraen el turismo y el desarrollo económico.

Entre los desechos que se aparecían en las fotografías de las playas de Omoa, destacan “basura hospitalaria”. Y tal como lo detalla el estudio anteriormente planteado “desechos de un solo uso”.

Cucharas, pajillas o popotes, botellas de gaseosas, mascarillas, jeringas, frascos de jarabes entre otros, con el distintivo “hecho en Guatemala”. Las que al ser ingeridas por los animales les causan la muerte o intoxicación inmediata.

El dejar de usar plástico de un solo uso es un total reto para la humanidad. Los océanos, playas, ríos ya dan un mensaje directo, no soportan más. Es responsabilidad de todos cuidar el medio ambiente.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace https://bit.ly/tiempodigitalhn

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido