TEGUCIGALPA, HONDURAS. El Centro de Medicina Legal y Ciencias Forenses, informó el ingreso de 36 cadáveres en el período de Semana Santa.

Katia Moncada, portavoz del Ministerio Público (MP), dijo que de acuerdo con el libro de control del Departamento de Patología, a la morgue capitalina fueron ingresados los cuerpos de 36 personas fallecidas.

“Estos seres humanos perdieron la vida de diferentes maneras, las principales fueron de forma homicida. Asimismo, accidental, suicida y otras se encuentran pendientes de investigación”. Explicó.

Según informe, 33 personas son del sexo masculino y tres del genero femenino.

Sobre esto, Moncada reportó que lamentablemente de esas 36 personas fallecidas siempre en su mayoría fueron de manera homicida o violenta a manos de otras personas.

“Las estadísticas indican que 13 personas murieron de forma homicida; nueve de forma accidental, 13 de manera suicida y hay 11 pendientes de investigación forense “. Detalló.

El reporte también detalla que la mayoría de los cadáveres ya fueron entregados a sus parientes para su respectivo velatorio y cristiana sepultura.

Cabe señalar que las muertes pendientes de investigación ocurrieron en las zonas central, sur y oriental del país.

Te puede interesar: SPS: Disparan y queman un bus Impala que iba lleno de pasajeros

Feriado de Semana Santa deja como saldo 20 personas muertas

Trascendió que en este feriado de Semana Santa 20 personas perdieron la vida. Según informe, cinco de los ahora occisos fallecieron en accidentes viales y 15 murieron ahogados.

Cabe señalar que esto representa un 30 por ciento menos en relación al verano anterior.

Sin embargo, los cuerpos de socorro realizaron el rescate acuático de 169 personas que estuvieron a punto de morir ahogadas. Esto, en los diferentes centros turísticos del país.

Sobre esto, el comisionado presidente de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Lisandro Rosales, dijo que “hay que dar gracias a Dios; porque estas 169 personas están con vida”.

No obstante, el funcionario dio gracias a los hombres y mujeres que durante 10 días permanecieron atentos a los llamados de auxilio. Esto, bajo el intenso sol y las noches, para que los veraneantes regresaran sanos y salvos a sus hogares.