25.6 C
San Pedro Sula
lunes, mayo 23, 2022

2020 fue “una horrible pesadilla”: hondureño sufrió despido, inundación y muerte de familia

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El 2020 no fue el mejor para miles de hondureños que el COVID-19 les impactó de forma negativa, ya sea en lo económico, en la salud o ambas.

Al COVID-19, a finales de año, se sumaron Eta e Iota, fenómenos naturales que dejaron a miles de personas damnificadas y, que según varios organismos, muchas de estas entrarán al umbral de la pobreza.

Al hondureño Pablo Velásquez, residente un una de la colonias devastadas por los fenómenos naturales, el 2020 fue una año para el olvido. El COVID-19, los efectos negativos en la economía del país a causa de la pandemia y  el cáncer marcaron su año.

El hondureño contó a TIEMPO que, a causa de los efectos negativos que tenido la pandemia del COVID-19 en la economía del país, él quedó sin empleo desde abril del 2020. “Desde esa fecha todo ha sido cuesta arriba”, dijo. “Trabajaba en una maquila, empezó la pandemia y yo presentía mi despido, ya tenía más de seis años de laborar allí”, agregó. Luego de su despido, el hondureño contó que con su esposa decidió emprender un negocio de “chucherías”. Sin embargo, al principio no fue fácil.

Pero, para Pablo, no todo quedaría allí, ya que en su familia se había suscitado “una desgracia”, y es que, seis meses antes a su esposa le diagnosticaron cáncer agresivo de estómago. “Inició su tratamiento, teníamos que ver la forma de conseguir dinero, pero todos los esfuerzos fueron en vano, mi amada murió. El 2020 ya marcaba mi vida de una forma negativa“, contó.

De igual interés: Más de 3,000 familias recibieron Año Nuevo en albergues, puentes y bulevares

Hijo muere de COVID-19

Y por si fuera poco, el sufrimiento de Pablo no terminaría allí, pues, un mes después, precisamente en octubre, uno de sus hijos dio positivo a COVID-19, él comenzó a complicarse de salud, lo que los obligó a internarlo en el hospital Leonardo Martínez Valenzuela de San Pedro Sula, y tan sólo un día después, tuvo que ser ingresado a la Sala de Cuidados Intensivos (UCI). Finalmente, murió. “Me sentí destrozado, ya eran tres golpes en un año”, expresó.

Inundación por Eta y Iota

La pesadilla del 2020 continuaría para Pablo, quien definió al 2020 como “una horrible pesadilla”. En noviembre, se anunció la llegada del huracán Eta, que luego se degradó a tormenta tropical, pero siempre causó estragos de gran magnitud en el Valle de Sula.

El hondureño vive en la colonia Planeta, una de las afectadas por Eta y Iota. Llegó Eta y la casa de Pablo fue una de las tantas que quedó bajo el agua. Luego, Iota, se llevó lo poco que quedaba. “No aguantaba más, era demasiado para mí. Lo único que espero para el 2021 es bendición y que sea mejor”, cerró Pablo.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido