En colegio privado de TGU, señora estaría suministrado extraña píldora a estudiantes

452
IHADFA
IMAGEN DE REFERENCIA. Estudiantes de secundaria están expuestos a consumir todo tipo de drogas.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Unas pastillas que no tienen nombre alertan a las autoridades del Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (IHADFA), luego de que una alumna de un colegio privado de la capital se desmayara.

Todo surgió luego de que una estudiante de un colegio privado en la capital del país fue llevada a un centro asistencial por un desmayo. Las alarmas se encendieron cuando los resultados de las evaluaciones mostraron que la menor de edad había consumido sustancias prohibidas.

Al parecer, la jovencita habría ingerido las pastillas en combinación con bebidas alcohólicas. En consecuencia, se desmayó. Al despertar, ella misma confesó que había conseguido la droga a través de unos compañeros.

Lea también: Miembro de los Valle Valle «embarra» a la Fuerza Naval en tráco de drogas

Se desconoce el origen de las pastillas 

Representantes del IHADFA manifestaron que desconocen el origen de las píldoras. «La verdad que esas pastillas no tienen nombre, porque vienen envueltas y ya hemos mandado muestras a Medicina Forense para que nos den un dictamen».

También, se informó que se ha identificado a una persona, presuntamente del sexo femenino, que podría ser la encargada de suministrar del extraño estupefaciente a los estudiantes del centro educativo.

«Ya tenemos identificada a una persona adulta. Ella habría sido la que ingresó esas pastillas y vamos a darle seguimiento. De esta manera, tener el cuidado de que vuelva a traer esas pastillas a los alumnos», destacaron autoridades del IHADFA. Y añadieron «de momento solo sabemos que esa señora ingresó a repartir esas pastillas».

Hasta ahora, representantes de Instituto de Prevención tienen entendido que esas pastillas, bajo ningún concepto, pueden ser consumidas.

La combinan con alcohol

Otro punto importante en este tema, es que los jóvenes combinan el estupefaciente con bebidas embriagantes. «La vez pasada de manera fortuita, una muchacha trajo una botella de alcohol con la intención de consumirla con las compañeras. Ella ahora está en un proceso de rehabilitación», dijeron.

En ese sentido, expertos aseguraron que es importante darle un apoyo a los jóvenes que pasan por estas situaciones, ya que, si se les deja libres, las consecuencias pueden ser peores.