TIEMPO Digital conoce la historia de joven puertorriqueño

1770

PUERTO RICO. Luego que la fotografía de un joven orando en su negocio se viralizara, Diario TIEMPO Digital ubicó al protagonista de dicha imagen para conocer a profundidad algunas de sus cosas.

Joel Rodríguez de 33 años reside en Barceloneta y es graduado de técnico terapista respiratorio; sin embargo, por las dificultades de empleo en su país y el vencimiento de su licencia, no ha podido ejercer tal título.

[ot-caption title=”” url=”http://www.tiempo.hn/wp-content/uploads/2016/04/w2.jpg”]

Todos los días desde las nueve de la mañana llega al lugar indicado con bolsas de agua y de vez en cuando rosas, lo primero que hace es no es ubicar los utensilios, primero inclina su rostro y se inca para orar a Dios para que lo bendiga en una nueva jornada de trabajo.

Sin importar en qué lugar se encuentre o quiénes estén a su alrededor, Rodríguez encomienda su trabajo a Dios y finaliza normalmente a eso de las 5 de la tarde.

[ot-caption title=”” url=”http://www.tiempo.hn/wp-content/uploads/2016/04/T.jpg”]

En otro extremo Jeyni Rivera de 24 años residente en Manatí, ella es la prometida de Joel y dice sentirse orgullosa de ser la pareja que él ama, “esperamos casarnos pronto y alquilar una casa, desde hace un tiempito atrás asistimos a la iglesia y sentimos que la vida nos ha cambiado totalmente, de momento estoy viviendo con mis papás e hijo (madre soltera) y en el futuro me gustaría tener uno propio con él”, dijo la joven.

q

Joel tiene dos hijos y todos los días debe trabajar arduamente para la manutención de ellos. Un día una jovencita pasó cerca del puesto de venta de Joel y se asombró al mirarlo orar, por lo que decidió tomarle una foto, la cual sin imaginar cruzó fronteras.

Ambos cuentan que en un inicio les preocupó la publicación de la imagen porque pensaron que les iba a perjudicar, a sabiendas que hay personas que lo alaban y critican.

E

Joel hace dos años fue despedido de un supermercado y ahora se dedica a vender en la calle, a él dice gustarle la labor porque interactúa con el resto de la gente y les da su bendición, pero anhela un trabajo mejor para sufragar algunos gastos que tiene.

Y

“Quiero que mi compañero(prometido) sepa que lo amo mucho, que lo voy a apoyar siempre y que es una completa bendición en mi vida”, cerró Rivera en exclusiva a TIEMPO.

 

Por: J. Ariel Trigueros

jerson.trigueros@tiempo.hn