COPÁN. Los protagonistas de esta historia de amor son don Rufino Aguilar, de 90 años de edad y su esposa Sofía Galván, de 80 años de edad, quienes tienen un matrimonio sellado para toda la vida.

Con más de 60 años de casados, estos abuelitos siguen gozando de felicidad y de ese amor eterno que se juraron el día que decidieron unir sus vidas. Los dos ancianitos han demostrado que la ficción y la realidad tienen más puntos de contacto de los que uno imagina.

Ambos viven en la Aldea El Corpus, jurisdicción de La Unión, Copán, sitio donde cada día ambos se declaran su amor en el interior de una humilde casa, pero con finos y elegantes recuerdos que enmarcan sus paredes de tierra.

¿Existe el amor? Amor es un sentimiento muy abstracto que muy pocas parejas en la actualidad pueden experimentar en su plenitud, sólo los más afortunados pueden disfrutar de un amor duradero, es el caso de don Rufino y doña Sofía, un viejo y adorable techero y una hermosa ama de casa.

“El secreto de nuestra felicidad es no discutir, los adoro y sigo enamorada de él como desde el primer día”, dijo entre risas doña Sofía a Diario TIEMPO.

MIRA EL VÍDEO CUANDO LE CANTA  SU ESPOSA (ESPERA LA CARGA)

Nos sentamos en el sofá de su humilde casa y ambos nos contaron anécdotas de su vida pasada, como cuando don Rufino le dio un beso a alguien más, pero el amor entre ambos perduró, señaló doña Sofía mientras reía. Asimismo, la señora originaria de Copán Ruinas, relató los momentos en que su acompañante de vida la visitaba para conquistarla, pues adujo, siempre ha sido un hombre alegre, simpático y conquistador.

Don Rufino pasa acompañado de su esposa y sus hijos, quienes los visitan constantemente

“Hemos pasado por varios tiempos difíciles, pero todo siempre ha sido bueno”, aseguró don Rufino ya de forma cortada, pues su avanzada edad le está afectando su habla, pero su sonrisa y esos brillantes ojos cuando habla de doña Sofia, son siempre vivaces.

Bien dicen las abuelitas que los tiempos han cambiado y con ello las relaciones humanas se han vuelto más complicadas, por lo que cada vez más es difícil ver a parejas que de verdad cumplieron con el ‘hasta que la muerte nos separe’; sin embargo, para estos encantadores abuelitos, el secreto de una relación duradera es el respeto y no dar mucha importancia a los detalles insignificantes.

Es una cuestión de dar y recibir

En el mundo actual, los divorcios son el pan de cada día y no es extraño que una pareja que parecía feliz se separe al poco tiempo de casarse o, incluso, después de muchos años.

Por eso, muchos se preguntan cuál es el secreto de esos matrimonios, cada vez más extraños, que superan todos los inconvenientes y cumplen el juramento de amor eterno.

Tras 60 años casados, don Rufino y doña Sofía todavía se miran con afecto y se toman de las manos como quinceañeros. Detrás de esos rostros que muestran el pasar de los años, las miradas del pasado y las sonrisas que disfrutan el presente, está una pareja que ahora goza de la vida, de sus maravillosos hijos y nietos.

Don Rufino y doña Sofía también precisan que se puede aprender a amar, a cuidar la relación y la comunicación, gestionar esas diferencias que cualquier pareja tiene, disfrutar en definitiva de toda una vida entre esposos es algo que se puede aprender”.

Casa en la que residen muy felices los dos abuelitos

Muchos matrimonios habrían sobrevivido si los participantes se hubiesen dado cuenta de que a veces “lo mejor” viene después de “lo peor”

(Doug Larson)

Un amor incondicional que ha roto todo tipo de barreras
Dos abuelitos con muchas experiencias vividas
Ambos disfrutan pasar momento juntos en su casa de habitación
Fotos de ambos de hace muchos años
Los ancianos pasan felices en el pleno ocaso de su carrera de la vida