Imagen de archivo de un complejo turístico atacado en Hurgada (Egipto) en 2016

EL CAIRO. Dos turistas de nacionalidad ucraniana han sido asesinadas este viernes al mediodía en la playa de un complejo turístico de Hurgada, un popular destino veraniego del mar Rojo, a unos 400 kilómetros al sur de El Cairo, según informó el Ministerio del Interior de Egipto.

El agresor, que fue arrestado y está siendo interrogado por la policía para aclarar las motivaciones de su ataque, también hirió a otras cuatro extranjeras con un arma blanca. Este no es el primer acto violento contra intereses turísticos en Egipto, que padece el azote de una pertinaz insurgencia de cariz islamista que se ha cobrado la vida de centenares de personas, la mayoría miembros de las fuerzas de seguridad.

EL CAIRO

El incidente recuerda uno acaecido también en Hurgada, a principios de 2016, cuando dos hombres entraron en un hotel armados con cuchillos y atacaron a tres viajeros, dos de nacionalidad austriaca y un sueco. Uno de los agresores fue abatido por la policía egipcia.

 

Un grupo de personas inspecciona el lugar donde han sido abatidos a titos cinco policías cerca de la localidad de Badrasheen, a 20 kilómetros de El Cairo.
Un grupo de personas inspecciona el lugar donde han sido abatidos a titos cinco policías cerca de la localidad de Badrasheen, a 20 kilómetros de El Cairo.

El asesinato de las turistas ucranias representa un nuevo golpe contra el sector turístico de Egipto, uno de los puntales tradicionales de la economía egipcia que no levanta cabeza desde la Revolución de 2011, y sobre todo, desde el golpe de Estado de 2013.

Desde entonces, se han registrado varios atentados terroristas contra intereses turísticos. Alguno de ellos, ha sido neutralizado por las fuerzas de seguridad, como el intento de asalto al templo de Karnak en junio de 2015 por parte de un comando que incluía un terrorista suicida.

MUERTOS EN EGIPTO

Sin embargo, en otros casos, los terroristas se han salido con la suya. El más grave, y con diferencia, tuvo lugar a finales de 2015, cuando un avión comercial ruso fue derribado con 224 personas a bordo, la mayoría turistas de nacionalidad rusa.

Mientras la filial egipcia del autodenominado “Estado Islámico” (ISIS, por sus siglas en inglés) enseguida asumió la autoría de la acción asegurando haber introducido una bomba en el aparato, y los servicios de inteligencia rusos y estadounidenses coincidieron en apuntar a un atentado terrorista como la causa del siniestro, el Gobierno egipcio todavía no ha concluido su investigación.

HERIDOS EN EGIPTO

El ataque de Hurgada, que aún no se sabe si constituye un atentado terrorista, se produjo horas después de un ataque contra un puesto de control de la policía en la ciudad de Badrashin, situada en la provincia de Giza y a unos 30 kilómetros de El Cairo, y que se saldó con la muerte de cinco agentes. Según fuentes del Ministerio del Interior, tres hombres que circulaban en una motocicleta abrieron fuego con sus metralletas contra las agentes.

Durante los últimos días, se han intensificado los tiroteos entre presuntos terroristas y miembros de las fuerzas de seguridad después de que más de veinte soldados perdieran la vida la semana pasada en una sofisticada emboscada en la península del Sinaí ejecutada por Wilaya Sina, la sucursal egipcia del ISIS.