Samantha Velásquez
Hermosa Hondureña que destaca por su profesionalismo y humildad

TEGUCIGALPA. Samantha Velásquez Haylock de apenas 29 años,  hoy es una mujer profesional, madre apasionada y una de los más bellos rostros que engalanan las noticias nocturnas en la capital.

Samantha es presentadora de noticias estelar de canal 11, hoy nos cuenta como es su vida detrás del lente de la cámara.

Samantha habla hoy con Tiempo digital.

¿Cuál es todo tu nombre, y te caracteriza algún sobrenombre?

Samantha Maria Velásquez Haylock, en el colegio me decían “negra”. Mi familia me dice “Tuca” y mis amigos ahora me dicen “pichingona”.

¿De adónde proviene tu apellido Haylock?

Haylock proviene de Inglaterra. Mi bisabuelo era inglés casado con una nicaragüense, establecidos en La Mosquitia, en Cauquira, Gracias a Dios.

¿Adónde naciste Samantha?

Siempre digo que soy mitad Comayagüense y mitad misquita. Nací en Comayagua, Comayagua, gran parte de mi niñez la viví en Cauquira.

Amo ambos lugares, ambas culturas. Son los lugares más hermosos que tiene Honduras.

¿Tienes una hija verdad, cómo se llama? ¡Cuéntanos un poco de ella!

Si, tengo una hija de 10 años, se llama Valeria Velásquez Haylock, ¿que le puedo contar de ella? Es el motor de mi vida, mi inspiración, mi batería, mi todo. Una niña preciosa, educada, sensible ante el dolor de los demás, madura, comprensiva… Es el mejor regalo que me pudo dar Dios.

Madre soltera y profesional

¿Tenemos entendido que eres madre soltera, que significa eso para ti?

Ser madre soltera es uno de mis mayores orgullos en la vida. Ver a mi hija cada día y saber que yo sola la he sacado adelante es el mejor trofeo que la vida me ha dado.

Sé que no hay mejor cosa que un niño crezca dentro de un matrimonio, pero a veces las circunstancias no permiten que esto ocurra. Entonces, depende de nosotros como padres hacer todo lo que esté en nuestras manos para demostrarles a nuestros hijos que con nuestro amor sobrará y bastará para que nada le falte en la vida.

¿Puede salir adelante una madre soltera más cuando es profesional y el trabajo absorbe tanto?

Claro que puede, las mujeres somos capaces de hacer cualquier cosa, no podemos conformarnos o resignarnos. Un hijo no es un obstáculo para cumplir nuestros sueños, al contrario, en una motivación para esforzarnos más.

Yo soy una madre soltera, que tiene dos trabajos, prácticamente tengo hora y media al día para compartir con mi hija por las tardes. Sin embargo trato en lo que puedo que ella sepa que todo lo hago por ella.

Los fines de semana que no tengo turno en el canal, es nuestro momento para compartir, para disfrutarla, es difícil pero es un proceso que espero pronto cambie para pasar más tiempo con ella.

¿Qué momento agradable ha marcado tu vida?

Definitivamente es el nacimiento de mi hija. Yo era una adolescente de 18 años, aterrada por lo que iba a ser mi vida. Pero verla, tenerla en mis brazos, me llenó de convicción, de fuerza, de un amor tan grande que jamás en mi vida había sentido.

¿Cuál ha sido el momento más difícil que aún te marca?

La muerte de una hermana de mi abuela, quien era el pilar de mi familia. Todavía llego a Comayagua a la casa de la familia y tengo la impresión de que mi tía Olga va a abrirme la puerta.

¿Después de todo lo que has vivido con tu hija, te has vuelto a enamorar?

Sí, estoy enamorada de un hombre maravilloso. Puedo decir que nunca en mis relaciones anteriores había experimentado estar con alguien con quien me sienta tan feliz, tan en paz, tan apoyada. Somos un equipo y aunque nuestra vida no es perfecta sabemos salir adelante juntos.

¿Ahora cuéntanos por qué no seguiste con el padre de tu hija?

Por varias razones, éramos muy jóvenes, no éramos compatibles y no estábamos en la misma sintonía. He tratado con el tiempo de involucrarlo en la vida de ella, pero creo que la paternidad no se le da a todo mundo, es un compromiso muy grande. Así que creo que la mejor decisión fue seguir sola.

¿Qué respuesta le das a Valeria cuando pregunta por papá?

Ella lo conoce y sabe quién es su papa, el criterio que tiene de él no se lo he dado yo. Valeria es una niña demasiado inteligente y ella misma ha sacado conclusiones y está consciente de cómo son las cosas con su papá.