El trans 450
El proyecto sigue durmiendo en el sueño de los justos

TEGICIGALPA. El trans 450 sigue decepcionando a la población y a los organismos internacionales. Organismos que le han  prestado al Estado las condiciones de operabilidad del proyecto. No obstante, la obra no se ha concluido.

“En el banco nos da tristeza y no nos ha gustado  lo que está pasando con el proyecto del Trans 450”, dice Rafael Mayen, representante interino del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Sobre la opción de cambiar a un monorriel, Mayen dijo que eso ha quedado totalmente descartado. El funcionario dijo que ahora es que no tienen el lugar donde será el aparcamiento de las unidades.

Esto se debió  a que no quedó previsto en la obra. Por eso no traen los buses aunque la fábrica ya tiene el pedido listo.

Mallen a la vez reveló que el Estado de Honduras deberá comenzar a pagar la obra en 2018.

El Estado deberá pagar intereses del préstamo otorgado para construir el TRANS-450, aunque esté o no funcionando.

Vinculada: Contradicción ahora alcaldía asegura que Trans 450 no se detiene

Aseguró que le han hecho saber a la alcaldía “de mil formas” sobre la amortización de la deuda por el TRANS-450.

Vinculada: Ricardo Álvarez: “Yo estoy contento con la investigación al Trans 450”

El trans 450 generó millonaria deuda al Estado

“Sé que no es un tema de voluntad política o de falta de interés del banco”, apunta  Rafael Mayen.

Vinculada: Tegucigalpa: Adiós al proyecto del Trans 450, ahora viene el monorriel

“El problema es el parqueo de los buses, nos preocupa muchísimo porque necesitamos ver esos buses funcionando”.

DEUDA

“Sin embargo, la alcaldía tiene razón al decir que no tiene lugar donde parquearlos”,  dijo Mallen.

Explicó que a pesar que el proyecto no empieza a funcionar, en el 2018 deberá dar inicio al pago de la deuda. Esta obligación aproximadamente en el millón de dólares por año.

“Nosotros estamos encima, y con eso les digo que mordemos con la ejecución a los contratistas en temas de precios y calidad”, manifestó.

Por tanto explicó que lo que interesa al final a los ciudadanos es “sentir como tangible al final del día cuando va a su casa”.

Aunque explicó que el proyecto está concebido para que opere lo antes posible, ya que como banco le otorgaron a Estado  las mejores condiciones de tolerabilidad, tendrán que comenzar a pagar los intereses del préstamo el día previsto y “que lastima que todavía la obra no va estar disponible”.