REDACCIÓN. A través de nuestro segmento “Voz Ciudadana”, Diario TIEMPO Digital recibió una denuncia sobre un recluso que quiso ingresar a un reconocido instituto bilingüe en San Pedro Sula, norte de Honduras.

De acuerdo a la denuncia proporcionada, “este martes al filo de las 6:55 de la mañana , un reo del Centro Penal de San Pedro Sula llegó a un colegio privado en la Colonia Colombia, cerca de la Universidad Católica de esta ciudad”.

“El penitenciario llegó custodiado por dos hombres del Penal, aduciendo que necesitaba mirar a su hija que estudia allí, pero la seguridad de la escuela no dejó que entrara a las instalaciones, asimismo, rápidamente la directora de la escuela llamó a la Policía”.

En referencia a lo textualizado, el recluso andaba tatuado y muy molesto, por lo que se dio un momento de angustia entre las autoridades académicas del lugar.

El momento fue captado por un ciudadano que se mantuvo muy en secreto para no ser visto por el reo y sus custodios que andaban en un vehículo Ford Escape, color rojo.

“Los padres de familia estamos muy preocupados por este incidente, pues cuando él se presentó al lugar, la directora salió inmediatamente al portón y dijo que no podía entrar y llamó de inmediato a la Policía. Pasaron unos minutos y luego se fue este recluso, que andaba de camisa blanca”, agregó la denunciante.

“Ahora pediremos reunirnos con la directora de este centro educativo para que tomen cartas en el asunto que nos mantiene preocupados a todos. La dueña no acepta que ingresen este tipo de personas, pues cuida mucho a sus alumnos y nos gustó que ella misma salió al portón a cancelarle la entrada a este hombre”, cerró el escrito.

SÉPALO

Según lo referido por el Código Procesal Penal, un recluso sólo puede salir del lugar cuando fallece un pariente cercano suyo, cuando necesita un tratamiento médico especializado que no está entre los servicios que ofrece el hospital en un Centro Penal, por lo tanto, puede ser atendido por otro profesional de la medicina, pero debe ir certificado por también un médico legal.

Asimismo, cuando se obtienen los beneficios pre-libertarios; es decir, cuando el reo cumple cierto tiempo de la pena y ha mostrado buena conducta tanto con sus compañeros como hacia la autoridad; por lo tanto, éste podrá salir de lunes a viernes y regresar a la cárcel los sábados y domingos.