Reo del Centro Penal de SPS: “Aquí el dinero manda loco. Aquí tenemos de todo”

También se puede comprar droga. Mirá, la mota –marihuana- vale 25 lempiras cada puro; la coca –cocaína- 50 y la piedra –crack- 45 lempiras, relata el reo.

1763
privados de libertad en cárcel sampedrana
Una gran cantidad de privados de libertad en cárcel sampedrana viven con muchas comodidades en el interior de la misma.

Redacción.  Decenas de privados de libertad viven mejor en el Centro Penal de San Pedro Sula, que cuando estaban afuera en sus casas de habitación. Así lo revela un reo de ese presidio.

Ninguno de ellos paga servicios públicos o algún tipo impuestos al Estado hondureño. Es por ello que prefieren estar presos que en libertad.

A los diferentes reos de maras, pandillas y los denominados “paisas” no les hace falta nada en los módulos donde guardan prisión.

En el Valle de Sula, las temperaturas son infernales, superan por lo general los 35 grados centígrados día a día.

Lea también:  Inspección dentro del Centro Penal de San Pedro Sula

Los reclusos que pagan las penas en esta cárcel, no sufren calor en verano. La mayoría de celdas cuentan con aires acondicionados, y otras poseen ventiladores.

Es por ello, que el equipo de redacción de Diario Tiempo Digital, tuvo acceso a una entrevista exclusiva con un privado de libertad recluido en el Centro Penal de San Pedro Sula.

Los reclusos caminan como “Pedro por su casa” en el Centro Penal sampedrano.

El intercambio de palabras con el reo sampedrano al que llamaremos en esta ocasión “Juan”, nos detalló con lujos y detalles el diario vivir en el reclusorio sampedrano.

La entrevista se realizó mediante una llamada por internet, sin embargo, nacen muchas interrogantes: ¿Cómo hacen los privados de libertad para tener aparatos celulares en los centros penales? ¿No operan de la mejor manera los bloqueadores de redes móviles en las cárceles? ¿Son cómplices las autoridades penitenciarias? ¿Quién manda en las cárceles de Honduras?

Entrevista de Diario Tiempo Digital con “Juan”

“Qué ondas loco, vieras hoy estábamos medios cagados porque nos encontraron un montón de celulares y droga aquí donde estamos”, así comenzamos a hablar con “Juan”.

“Juan” un privado de libertad oriundo de la Costa Norte de Honduras. Recluido hace ya un par de años por diferentes delitos cometidos en contra de las leyes hondureñas.

Ya con un par de años en su espalda dice: “Mira loco, nosotros vivimos mejor aquí en la cárcel que en nuestras casas. Aquí no pagamos nada, más que por buena comida y sexo”.

 

¿Cómo es un día común de un reo en la cárcel sampedrana?

“Juan” R// Mira loco, aquí la mera neta nos levantamos a la hora que queremos, cuando se nos pega la gana. Si querés salir de tu cama o de la celda salís, sino, no hay rollo y nadie se mete a pedos.

El Centro Penal de San Pedro Sula, parece más un mercado que una cárcel.

¿Es cara económicamente la vida en la cárcel de San Pedro Sula?

R// Obviamente, en la cárcel existen tres tipos de “clases social” –pobre, media y rica- y yo estoy en la gama intermedia.

Los que no tienen pisto van a comer al hoyo – comida que sirve el centro penal a los reos-. En cambio, yo como lo que quiero, aquí el dinero manda loco. Aquí tenemos de todo.

 

¿Cuándo habla de tener todo, a que se refiere?

R// Cuando te digo que tenemos todo, me refiero a wifi, celulares, líneas para llamar afuera, aunque tenemos bloqueadores en toda la cárcel, pero ese no es impedimento.

Nosotros tenemos otro tipo de celulares que hace que la señal pase y así superamos esas ondas –el sistema de bloqueo- que pone el gobierno para impedir que nos comuniquemos.

Contamos con tecnología de punta –ja,ja,ja,ja,-. Además, tenemos wifi –internet inalámbrico- en todo el presidio.

Tenemos mesas de billar por toda la cárcel, juegos de azar y lo que nosotros necesitemos. Solo nos hace falta tener carros. Aquí andamos como estuviéramos afuera en la calle, nada más que encerrados en cuatro paredes.

 

¿Qué hace “Juan” en sus días en el Centro Penal?

Diferentes herramientas tienen los privados de libertad para divagar sus mentes.

R// Yo en lo particular me levanto entre las 12:00 y 1:00 del mediodía. Solo me levanto a comer, porque ya me tienen la comida lista. El alimento que te sirven acá no sirve loco, te dan comida como si fueras perro, yo por eso pago por la mía.