Con goles de Isco y Casemiro, el Real Madrid consiguió su primer título del año ganando la Supercopa de Europa 2017. Lukaku descontó para Manchester United.

El Real Madrid dio una nueva muestra de poderío al extender el martes su dominio en el fútbol continental. Hoy lo demostró con la victoria 2-1 sobre el Manchester United por la Supercopa de Europa.

El Real Madrid salió mucho más decidido en ataque en el inicio del partido y dominó las acciones, acorralando al United, y estuvo cerca de anotar dos veces en los primeros 20 minutos por intermedio de Gareth Bale y Casemiro.

El Real Madrid abrió el marcador a los 23 minutos, cuando Casemiro conectó de primera un centro cruzado de Daniel Carvajal. Tras entrar por detrás de toda la defensa del United.

En el inicio del segundo tiempo, el elenco “merengue” volvió a acorralar a su rival. Tras avisar a los 48 por intermedio de Toni Kroos, puso el 2-0 a los 52 cuando Isco marcó tras una gran pared con Bale.

El United descontó a los 62 por intermedio de Romelu Lukaku al aprovechar un rebote de Keylor Navas.

Tras el gol de los “Diablos Rojos” el partido ganó en intensidad y se hizo de ida y vuelta, con opciones de gol ante los dos arcos. Bale estuvo cerca para el Madrid y Marcus Rashford para el United.

Alineaciones 

Real Madrid: Navas; Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo; Modric, Casemiro, Kroos; Isco, Bale y Benzema.

Manchester United
: De Gea; Valencia, Lindelof, Smalling, Darmian; Matic, Herrera, Pogba, Mkhitaryan, Lingard y Lukaku.

PREVIA: El sueño de extender su dominio en España y Europa del Real Madrid de Zidane. Con un ambicioso sextete -la totalidad de los títulos de la campaña- en el horizonte en la nueva temporada, se cruza como primer plato con un técnico que marcó el inicio de recuperación de su grandeza.

El ‘huracán Mourinho’ que volvió a instalar en semifinales de ‘Champions’ al conjunto madridista, venció una Liga, una Supercopa de España y una Copa del Rey en el momento de mayor brillantez del Barcelona, dejó al madridismo dividido y a leyendas en el camino. En Skopje llega el primer partido oficial desde su salida cuatro años después.

Tras Carlo Ancelotti y Rafa Benítez, el estilo cambió con la llegada de Zidane que instaló la felicidad en el madridismo y dio paso a una etapa repleta de títulos. Dos Ligas de Campeones seguidas y volver a conquistar LaLiga ya son pasado y el reto del técnico francés es mantenerse en la excelencia. Inicia un nuevo curso con seis títulos a tiro, una hazaña que jamás se consiguió en el club.

Debe enterrar el Real Madrid su mala imagen de pretemporada y tiene el primer partido oficial para lograrlo. Ni una sola victoria en la gira estadounidense y dudas por despejar con errores defensivos y poco gol. En la pasada Supercopa de Europa, Zidane premió a la segunda unidad. En la presente, sin competición internacional salvo la Confederaciones, los titulares ocuparán su sitio.

Hasta puede repetir el once que goleó al Juventus en la final de la Liga de Campeones de Cardiff. Pero parece poco probable que fuerce a Cristiano Ronaldo que llegará tras solo tres entrenamientos con el grupo. Con el portugués, que ha regresado de 37 días de vacaciones en buen tono físico, todo es posible. Más aún con el equipo que le lanzó al estrellato enfrent. Después de un verano en el que se alimentó una posible salida del club sobre la que aún no se ha pronunciado.

Es pretemporada pero hay dos jugadores que, si no juega Cristiano, deben dar un paso al frente en liderazgo tras recibir críticas en sus actuaciones. Son Gareth Bale y Karim Benzema, con la pólvora mojada hasta el momento. Se perfilan como el ataque titular, con Isco Alarcón ganando la partida a Marco Asensio para jugar en la media punta. El Real Madrid busca su cuarta Supercopa de Europa. Jugó cinco finales y ganó las tres últimas.

Manchester United llega a la cita con un lavado de cara a su plantilla y una fuerte inversión en la búsqueda de títulos. Su apuesta por Álvaro Morata no se ejecutó por las altas pretensiones madridistas. Acabó firmando al delantero belga Romelu Lukaku por 85 millones de euros. Es la gran apuesta de Mourinho que decidió prescindir de dos leyendas como Wayne Rooney y Zlatan Ibrahimovic.

El primero, una institución en el club, como recientemente lo fue
Ryan Giggs. El capitán y referente durante trece años ha tenido que marcharse por la falta de minutos y su paso a un segundo plano que no aceptó. El central Victor Lindelöf y el centrocampista Nemanja Matic son los refuerzos que esperaba el técnico portugués.

Afronta el duelo contra el Real Madrid con el deseo de conquistar su segunda Supercopa de Europa tras perder en sus dos últimas apariciones, la más reciente en 2008 cuando fue sorprendido por el Zenit (1-2). Son ya 12 años sin que un club inglés conquiste el título que tiene claro color español, con triunfos en siete de las ocho últimas ediciones entre Sevilla, Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid.

Con el deseado David De Gea en portería, con acento español extendido por Ander Herrera, encargado de dar sentido al juego. Con Juan Mata esperando minutos para aportar gol. Mourinho medita apostar por defensa de cinco con laterales de largo recorrido como Valencia y Darmian.

Junto al indiscutible Pogba parece favorito al puesto Matic y Mkhitaryan se ha ganado la titularidad a base de goles en su buena pretemporada.

Manchester United tan solo perdió un partido y llega en buen momento a la pelea por el primer título de un curso en el que quiere recuperar grandeza.