La buena dinámica del Manchester City se topó contra el Stoke. El equipo dirigido por Guardiola, menos fresco que en sus mejores ocasiones, hizo lo suficiente para ganar, excepto meter el balón al fondo de la red.

Ni una buena segunda mitad, con el equipo volcado, fue suficiente para retener los puntos en Manchester.

LEA TAMBIÉN: ¡Noche histórica para Barcelona! Remonta y clasifica a cuartos en Champions

El técnico de Santpedor apostó por introducir variantes viendo la acumulación de partidos, destacando las ausencias de Silva o Sterling, y el equipo lo notó en el arranque.

A los ‘citizens’ se les atragantó el planteamiento de un Stoke aposentado en un once muy físico. El principal argumento de los de Manchester fue el alemán Leroy Sané.

Tocado por una varita en los últimos partidos, el extremo volvió a erigirse como el hombre más desequilibrante, aunque errático en el último pase y falto de acompañantes.

Los visitantes encontraron una vía de salida en el carril derecho, con Ramadan desbordando, e incluso se acercaron a la portería de Willy a balón parado.

Se llegó al descanso con un partido bastante insulso, aunque en la reanudación todo cambió. Los locales dieron un pase adelante para encerrar al Stoke, y Pep dio entrada a Silva para dar al equipo lo que la faltaba: fluidez en la creación.

La entrada del canario dio un extra al Manchester City

Con el resultado y el tiempo en contra empezó a generar opciones de peligro como acostumbraba a hacer las últimas semanas.

Silva y Touré con los mandos del ataque, y De Bruyne y Sané abiertos sometieron a una defensa visitante que sacaba agua como podía.

El mediapunta español falló lo imperdonable cuando estaba solo ante Grant, y aún así no dejaron de insistir.

Otamendi en un córner, de nuevo Silva, y Agüero, y Sané sumaron hasta 12 tiros, la mayoría de ellos en un frenético tramo final de partido.

Guardiola se desesperó en la banda viendo las ocasiones marradas y como su equipo no encontraba la red.

Con el empate el Manchester City queda con 56 puntos, en la tercera plaza, y a diez puntos de un Chelsea que se distancia un poco más en el liderato de la Premier.