Quinta calle de Jardines
Los guardias, quienes solo cumplen órdenes y los inquilinos, quienes pagan una mensualidad, son los afectados.

San Pedro Sula, Honduras. Inquilinos y guardias de tranca en la quinta calle de Jardines del Valle se mantienen en conflicto. Lo anterior debido a que los guardias de la segunda etapa se niegan a facilitarles la pasada por un problema en los pagos de seguridad. Dicho pago ni siquiera tiene que ver con ellos de manera directa, es por un conflicto antiguo en la zona.

Según informa un grupo de inquilinos afectados, el patronato de la quinta calle de Jardines tiene desde hace años una guerra abierta contra el vecino al que ellos le alquilan. El vecino no estuvo de acuerdo con las trancas desde el principio. Cabe mencionar que la municipalidad el año pasado reiteró nuevamente que son ilegales. El problema fue tal que hasta los medios de comunicación llegaron al lugar en el 2011.

Inquilinos y guardias afectados por conflicto

Sin embargo, el patronato ha decidido contraatacar esta semana, haciéndoles difícil la libre circulación a los inquilinos del vecino con el que riñen. Este conflicto, más que afectar la ya rota relación entre el patronato de la quinta calle y el señor, perjudica y crea tensión entre los guardias de seguridad (armados) y los inquilinos de la quinta calle.

Carlos Padilla, quien denunció a Tiempo Digital el conflicto, dice que comprende la postura de los guardias. Opina que es una irresponsabilidad de las partes en desacuerdo. Han dejado que la tensión crezca, sin que ellos tengan la culpa.

“Yo me vine de la colonia Las Brisas porque tuve problemas con grupos antisociales del lugar. Vine porque aquí había seguridad y es una buena zona. Yo pago 4000 mil lempiras mensuales. Se supone que de ese dinero pago la seguridad, pero al parecer no es así. Hay un conflicto entre el señor al que le alquilo y el patronato.”

Ya han retirado trancas y portones por casos similares

La Municipalidad de San Pedro Sula, el año pasado retiró varios portones en distintas zonas de la ciudad por denuncias de este tipo. Son comunes las denuncias de presiones para pagar y dificultades para la libre circulación. Hay que destacar que nadie se puede lucrar de un espacio que es definido como público generando de manera forzada.

“Yo he optado por levantar la tranca de al lado, que es la que el sindicato ha dejado para uso de inquilinos que no tienen calcomanía en sus carros. Lo que pasa es que me da lástima el guardia porque a veces por la prisa, se la dejo levantada. Siempre le toca bajarla y eso es doble chamba para ellos”, declaró Kevin Mejía.

Temen tragedia en quinta calle de Jardines

“Yo ya le dije al señor de los apartamentos que le voy a desocupar. No puedo estarme peleando con personas armadas. Los guardias ganan una miseria, pasan 24 horas despiertos, mal comidos y tengo miedo que me disparen por algún enojo. Ellos son humanos y uno también lo es”, declaró Esteban, otro afectado.

Por otra parte, Carlos Padilla, dice que fue a reportar el problema a la empresa que brinda seguridad en la zona. El dueño le respondió que los guardias de la quinta calle de Jardines trabajan más para el patronato que para él. “Yo no me meto, ellos recogen el dinero y todo”, declaró.

Lea también: Potosí: Cobran tarifa de L. 500 por cruzar colonia a padres de la EIS