Polémica empresa británica ofrece limpiadoras desnudas a 76 euros la hora

165

Existe una polémica empresa británica que ofrece limpiadoras desnudas.

Laura Smith asegura que recibió una extraña petición de un cliente: le preguntó si le importaba que él estuviera desnudo mientras ella limpiaba su casa.

El cliente le explicó que era naturista y que prefería no tener que vestirse durante las tres horas que la limpiadora estaría en su casa.

Ella aceptó. La experiencia, explica, despertó su interés por el naturismo.

Aquel día, a Laura Smith se le encendió una luz.
“No conocía ese mundo”, explica Smith.

“Empecé a investigar y vi que era una comunidad amplia, internacional y muy interesante. ¿Por qué tenían que vestirse mientras les limpiaban la casa? Después pensé que sería interesante que la persona que limpia pudiera estar desnuda también”.

Así, explica, nació Naturist Cleaners. La empresa de Smith, con sede en Londres, recluta desde su web a limpiadoras para trabajar por horas en casas privadas de Reino Unido vestidas solo con guantes y zapatillas.

Los clientes —la agencia asegura que la mayoría son naturistas— pagan 65 libras (76 euros) la primera hora y 55 (65 euros) las siguientes, y deben respetar las reglas: no tocar y nada de fotos o vídeos.

También se ofrecen limpiadoras vestidas, que aceptan que el cliente esté desnudo mientras trabajan, por menos de la mitad de ese precio.