Dos presos se fugaron en Italia luego de que el Papa Francisco los invitara a comer en una visita a Bolonia, zona norte de ese país.
Dos presos se fugaron en Italia luego de que el Papa Francisco los invitara a comer en una visita a Bolonia, zona norte de ese país.

Bolonia, Italia. Dos reos italianos que formaban parte de un grupo de detenidos invitados a almorzar por el papa Francisco aprovecharon la cita para fugarse, informaron este miércoles medios de comunicación italianos.

Ambos presidiarios de origen napolitano habían sido invitados junto al resto del grupo el domingo 1 de octubre. Esto con motivo de un viaje del papa a Bolonia, zona norte de Italia.

Según informaron las autoridades, los reclusos estaban en un régimen de encarcelamiento abierto. Por consiguiente, los privados de libertad se encontraban en un centro especial de reinserción cerca de Módena.

El grupo de internos invitados por el papa era integrado por reos considerados socialmente peligrosos y toxicómanos.

Las versiones entorno a los hechos divergen en los medios de comunicación locales. Por el momento, se desconoce si los hombres almorzaron o no con el papa argentino antes de desaparecer.

Cabe mencionar que el papa Francisco presta una atención especial a la situación de los presos. Por lo tanto, acostumbra a reunirse con grupos de presidiarios durante sus viajes dentro y fuera de Italia.

También puedes leer: Católicos conservadores acusan al papa de propagar herejías

Papa Francisco, profundamente triste por tragedia en Las Vegas

El Papa Francisco se manifestó “profundamente triste” por la “tragedia insensata” ocurrida a inicios de mes en Las Vegas (EEUU), tras un tiroteo que dejó al menos 50 muertos y más de 400 heridos.

“Profundamente triste al ser informado sobre el tiroteo en Las Vegas, el papa Francisco envía mensajes de cercanía espiritual a todos los afectados por esta tragedia insensata”, escribió en un telegrama enviado este lunes al obispo de Las Vegas, en el que también asegura que ora por los muertos y los heridos.

En su mensaje, el papa “elogia los esfuerzos de la policía y del personal de servicio de emergencia” por su labor y confía las víctimas “al misericordioso amor de Dios Todopoderoso”.