“No sé cómo soportar esto”; padre de bebé asesinada en Atima

Maryuri Cantarero nació el pasado 6 de septiembre y murió a manos de su madre.

319
bebé de dos meses
Santos abrió el pequeño ataúd y se despidió de su pequeña.

SANTA BÁRBARA. Con su sombrero puesto, lágrimas en su rostro y la voz entrecortada, Ángel Humberto Santos, confesó que no sabe cómo podrá soportar la muerte de su bebé de dos meses.

Este martes 21 de noviembre, en el occidente del país, un caso indignó a cientos de pobladores de Atima. Una madre le disparó en varias ocasiones a su propia hija de apenas dos meses de edad.

Sandra Suyapa Cantarero, quien tenía casi un año de compartir hogar con Santos, nunca fue una mujer violenta y celosa. Su pareja jamás se imaginó que terminaría quitándole de las manos a lo que más ha amado en su vida.

Santos contó a medios de comunicación que ayer salió de su hogar a hacer unos mandados y dejó a su pequeña durmiendo. Cuando iba de regreso, escuchó los disparos y corrió hacia su casa y miró a Cantarero con arma en mano.

Para tratar de calmarla, le preguntó qué estaba pasando y al ver su actitud, salió del lugar. Santos asegura que presentía que los siguientes disparos era para él y prefirió irse a esconder.

Por su parte, Cantarero salió huyendo de la vivienda con el arma. El padre de la menor sintió que algo andaba mal y fue a la habitación de Maryuri.

Fue en ese momento cuando encontró a su pequeña con varios disparos en su pequeño cuerpecito. “Para mí es duro. No sé cómo soportar esto. Lo que más he querido en los últimos días que Dios me había dado”, expresó Santos.

Familiares de la menor también se hicieron presentes. Entre lágrimas, no podían creer la partida.
Familiares de la menor también se hicieron presentes. Entre lágrimas, no podían creer la partida.

Sin saber por qué su pareja tomó esta decisión, manifestó que jamás fue una mujer celosa. Asimismo no peleaban ni era violenta, al contrario la calificó como una persona “secreta”.

Además relató que horas antes había perdido sus llaves y al parecer, ella las tenía en su posesión. Así pudo huir de la comunidad de Atima. Tomó el vehículo y desapareció, cumpliendo casi un día de estar prófuga.

Asesinan bebé de dos meses en Atima

El crimen podría haber sido planeado por Cantarero, quien no dudó en tomar el arma que pertenecía a su esposo para acabar con una criatura inocente. Aunque Santos expresó que él no le tiene miedo, ella está armada y es peligrosa.

Sobre el hecho, Santos no pide nada a las autoridades. Se limitó a decirles que hagan lo que deseen pues ya le arrebataron lo que más quería en esta vida.

Dentro de un pequeño ataúd blanco, el cuerpecito de Maryuri Cantarero que nació el pasado 6 de septiembre, yacía lleno de luz e inocencia. Mientras a su alrededor, conocidos y familiares, trataban de lidiar con su partida.