Opinión de Ovidio Cubías: Charlatanes, ¿ Cuál Independencia?…

161
desfiles patrios en honduras
Los diferentes precios de los vestuarios varían dependiendo de la calidad del mismo.

Por Félix Ovidio Cubías –Email: ovidiocubias2001@hotmail.com

Los gobiernos de Centro América, incluyendo Panamá y Belice, siete en total e histórica y políticamente segregado,  desde luego encabezados por México, celebran con fanfarrias y sonsonetes del siglo XVIII lo que por años le han hecho creer a sus pueblos, que el 15 y 16 de septiembre debemos, casi en forma obligada, celebrar el “DIA DE LA INDEPENDENCIA” y si no, veamos la imposición a los millones de niños en las escuelas, imponiéndoles, decíamos, la gran farsa, que no es más que un deformación política, social y cultural como primera forma de mantener embrutecidos y en la ignorancia a los futuros explotados y miserables en una sociedad esclavista y feudal y con una oligarquía foraña integrada por asaltantes y buhoneros modernos.

Los centroamericanos, hablamos de los gobiernos, sostienen que son 192 años de vida “independiente”, o sea de haberse sacudido el yugo español, acontecimiento que, según “historiadores”, se dio en 1821 y que fueron más de 300 años los que nuestros pueblos estuvieron sometidos al dominio y explotación del imperio español, francés e inglés.

La voracidad de los reyes de España, por conquistar los mercados y las riquezas, apoyaron a cualquier aventurero que se presentara, a fin de lograr el dominio en otras latitudes, así fue como se dio las circunstancias que un aventurero como Cristóbal Colón, con las ya conocidas tres carabelas y más de 200 marineros que no eran más que delincuentes comunes, que estaban presos en las cárceles de ése país, emprendieron lo que llamaron el viaje a las indias orientales en busca de tesoros para la corona española.

Y fue así como llegaron por casualidad a las costas de nuestras islas en el mar caribe y la tierra que avistó Rodrigo de Triana fueron nuestras islas vírgenes. Con pobladores ingenuos, sin malicia, sanos en pensamiento, cuerpo y alma.

O sea que, con la llegada de estas hordas de seres deformados, corruptos, violadores, escoria humana sacados de las cárceles españolas, empezaban los sufrimientos, la explotación, el saqueo y desde luego la “Evangelización” por parte de la iglesia católica, que también era parte imprescindible del plan de conquista y embrutecimiento de nuestros pueblos nobles y felices con sus Dioses y sus creencias.

Nuestros indios tenían como dice la leyenda, la tierra y cuando llegaron los españoles con la biblia, la espada y la cruz, nuestros indios se quedaron con la biblia, cruz y los españoles con la tierra. Triste son los hechos históricos que nos dicen cuántos sufrimientos, tuvieron que pasar nuestros antepasados, los indígenas, para soportar el ultraje español y esas son las bandadas de “LA MADRE PATRIA”, que nos hacen recitar en las escuelas aun en nuestros tiempos.

Habría que empezar a decir que cuando se trate el tema de la INDEPENCIA podríamos enfocarlos en dos etapas, la de Colón, hasta 1821 y 1810 y la actual. Y vemos qué en ninguna de las dos nuestros pueblos fueron libres, fueron soberanos e independientes. Al contrario, la sumisión, en el régimen feudal y la explotación en un sistema capitalista, han sido los determinantes para el contenido en la lucha por la liberación de los pueblos.

No hay manera de establecer un rasgo de independencia que se pueda celebrar en nuestros días, al contrario, si los gobiernos de Centro América y México, como es el caso, fueran menos deshumanizados, si antepusieran sus instintos de verdugos y de vampiros contra sus pueblos. entonces podríamos contemplar la posibilidad de celebrar una verdadera independencia.

No sean Charlatanes, de cuál independencia nos hablan, cuando hay más de 12 millones de mejicanos en el exilio, o sea fuera de su Patria, que han salido huyendo del hambre, el desempleo y la inseguridad, los hondureños con 1.5 millones fuera de su país por la misma causa, huyendo del hambre, la miseria y el desempleo?  Y los salvadoreños igual con más de 2 millones. ¿Y los gobiernos felices porque estos millones de inmigrantes son una carga social menos y un gran soporté para sus economías, porque solo en remesas, los latinoamericanos envían SESENTA MIL MILLONES DE DOLARES AL AÑO, que les parece?

Y éstos son los gobiernos que se ufanan en celebrar el 15 y 16 de septiembre el Día de la INDEPENDENCIA NACIONAL.  Con represión, injusticia, desempleo, crimen, sin salud y educación no hay independencia que celebrar, no hay libertad que enarbolar, no hay soberanía que defender y no hay patria que amar y respetar. Por favor, no engañen a sus pueblos, y no sean CHARLATANES.