Una corazonada me susurraba anoche que Honduras no ganaba ante Panamá, y que el sueño de un tercer mundial consecutivo, terminaba. Tal cual lo supuse, pasó. Fueron minutos interminables después del gol de la “Panterita” Alberth Elis.

Al final sucedió, lo que pasa siempre con Honduras. Llegó el minuto 90 y el gol del “Mazinger” Román Torres, quien con fuerza y como un verdadero “tanque de guerra” rompió la defensa catracha para el definitivo empate 2-2 ante Panamá.

El empate dejó un sabor amargo de derrota. Así es como sucedió. Panamá es hoy por hoy, el rival catracho en el hexagonal, pues como marchan las cosas, Honduras a lo que aspira es a la media plaza. El cuarto boleto al repechaje es la conquista a la cual aspira la bicolor.

Ahora bien. El “comanndante” Jorge Luis Pinto no da una aún con Honduras. Los cambios imprecisos del segundo tiempo, fueron letales. Muchos se preguntan, del porque sacar del campo al mejor jugador del juego, como lo fue el “matador” del Bajo Aguán, Rony Martínez. El goleador tocoeño se fajó y estuvo a la altura del juego. Martínez, abandonó para abrirle paso a Ángel Tejeda, que a mi gusto, no está preparado para asumir la responsabilidad de goleador en la bicolor.

Tejeda es un jugador estático y de área; el momento era para un jugador como Michael Chirinos, que fuese veloz en reacción, y que mantuviera a la defensa istmeña intranquila.

¿Por qué insistir con Oliver Morazán, que pasó Pinto, que  no le distes oportunidad a Bonieck García? Bueno, las preguntas sobraran y al final de los 90 minutos, todos somos técnicos de fútbol.

Pinto, erró una vez más

Lo cierto y a mi criterio, Pinto se volvió a equivocar. Rusia sigue estando fría para Honduras. Si bien es cierto, el punto ante los “canaleros” fue sufrido de principio a fin, pero una selección que aspira llegar a un mundial, debe de ganar sus juegos más importantes y con los rivales directos.

Ni modo, ya estamos ahogados. El resto de la eliminatoria será para aquellos que siguen teniendo fe en la bicolor, en aquellos que creen en los milagros, en aquellos fieles que son apasionados por el fútbol. En quienes quieran ver la bandera de Honduras flamear en Moscú. En quienes siguen creyendo que el fútbol es la única válvula de escape en una sociedad que nos tiene defraudados.

Pinto debe conciliar y ser líder. Necesitamos en Agosto y Septiembre a los mejores guerreros, a los que en sus redes sociales demuestran estar con la selección, pero que en la cancha y puesta la camiseta azul y blanca, no la respetan. Honduras tienen 12 puntos en disputa, la brújula aún indica al norte… vamos a cambiar, esperamos cambiar, exigimos cambiar.