Opinión de Rodolfo Pastor: La Tribuna y hacia el ultimo año de JOH

346

rodolfo-pastor-fasquelle-150x150(Notas personales de lectura, de un periódico del año viejo) al Dr. C. A. Bueso)-. J.J. Rendon ha repartido su guion entre los paniaguados del regimen, incluyéndola de modo que la prensa ya no sirve más que para ponernos a pensar. En un espacio de La Tribuna del 15 de Diciembre que ilustra el problema, porque no se le otorgaría a ningún otro diz que precandidato, se publica una extensa entrevista -de pagina completa con foto heróica- de un confiado JOH que, micrófono en mano, explica que el pueblo es el que va a decidir si se le reelige en el 2017. El pueblo, orientado por supuesto por una Asociación de Dueños de Medios de Comunicación en que ya no figura Rosenthal. El pueblo -claro- vía el Tribunal Supremo Electoral que, contra la constitución y las leyes, acaba de inscribir la candidatura de JOH, legitimó el fraude de 2013 y va a ser el encargado de validar los resultados de la elección de este año. No hay que suponer que es invencible, porque no es, tampoco imaginar que hay un juego limpio.

Porque de lo que se trata es de cambiar el gobierno para que no cambie nada. Proclamar la inevitabilidad de JOH, dice el guion, apelar al mas profundo miedo al cambio y denigrar a LIBRE. A Salvador de paso. Y a quien los apoye.) El editorial principal de La Tribuna de ese mismo día se enfoca en la necesidad de preservar el sistema de partidos, que puede colapsar ante una critica corrosiva e inducir cataclismos impensables. Acaso un cambio del sistema, como ocurrió según el en Venezuela.

!Que haría el pueblo pobrecito sin los partidos que lo han desgobernado un siglo!. Y hay razón de temer. (Si no hacemos la critica de su corrupción, los partidos tradicionales se quedan.). En el caso de C. Flores Facussé, como de otros empresarios de segunda generación opera una coincidencia de intereses. En otros casos se trata de una corrupción mas deleznable, mercenaria.

En esa misma triste página editorial, el escritor Nerón Alexis Gaytan en teoría contradice flagrantemente esa tesis del necesario respeto a los partidos en una curiosa pieza de las que él llama ensayos, titulada -por sexy- Libre, el rostro de la traición. O sea la purisíma objetividad. Y además del ridículo, en su prisa por denigrar a una organización que nos aglutina a la mayoría como segunda fuerza electoral, según ese mismo TSE. Aunque Gaytan es Premio Nacional de Letras 2009, incurre en incoherencia de genero y número, afirmando que la agrupación es equivalente de innominados infieles y que la aparición de un partido político es un sitio, donde…?.

Pero la contradiccion de fondo sólo es teórica porque lo que defiende Flores es el bipartidismo. Los corruptos son Ustedes. Ustedes! canta la banda borracha.

El mucho realismo puede, como en algún lado dice Salman Rushdie, romperle a un escritor el corazón. Por no mucho mas tiempo, acaso meses, Honduras va a seguir siendo un país en donde el plomo flota y el corcho se hunde.

En que la corrupcion es sistémica y nos arrastra a todos entre calumnias y acusaciones formales. JOH tiene todavía un año mas para torturarnos, a menos que estallara una revolución inverosímil. Y va a presentarse en elecciones generales como se presenta en publico siempre, con la cara dura sonriente, un chaleco antibalas y un escuadrón de policías no deliberantes. Frente a los demás desnudos. A menos que Flores haya negociado un traje de Pierrot para el candidato liberal que quede en sus manos.

Y entonces ¿por qué nos embarga tanta alegría al quemar los judas? ¿De donde nos viene la certeza de que JOH esta terminado? Y Flores. De que su dictadura de 50 años ha pasado a la historia como el equivalente (toda proporción guardada) del milenio de gobierno universal que se imaginaba que iba a gozar el nazi de los 1930s.

La temporada ¿inevitablemente? !Navideña! ¿La euforia de año nuevo? Una buena razón es que, entre tanta torpeza megalomana, la oposición ha empezado claramente a entrar en razón y tres partidos han anuciado un compromiso para la alianza que conviene suscribir contra el continuismo oficialista, y que pareciera incluir ya a algún sector infiel del P.L.