Opinión de Rodolfo Pastor: Fátima Mena, una guerrera para enderezar la tuerce

240
Fatima Mena
Fátima Mena cuando presentaba su plan de gobierno en San Pedro Sula.
Rodolfo Pastor Fasquelle, historiador y escritor.

Rodolfo Pastor Fasquelle. -Claro que pueden alegar que no tiene estructuras, que tampoco las tenía cuando gano el PAC en 2013. Y es un problema eso de que las estructuras del Partido tengan apellido. Pero ¿Quieren un debate? Por hoy, Fátima trata de mantener la cordura y el machete en su vaina. No le corresponde ponerse a despotricar. Y puede hablar y habla bien, pero no es una mujer locuaz, no habla de más, ni fuera de lugar… Gracias al Señor, como dicen.

No le tengo miedo ni le debo un favor, pero NO voy a hablar mal de Toñito Rivera. No me importa, ni siquiera me interesa que, por apoyar yo a Fátima, despotriquen en mi contra sus feroces secuaces y pretenden que he sido yo quien divide al Partido.

Aleguen que -con Fátima- hemos venido a dividir a la Alianza en San Pedro como publica su prensa. Porque nunca estuvo unida una cosa ni la otra. No se procedió de tal manera que pudiera unirse al Partido luego de las internas. Ni se honraron los compromisos que forjaban la unidad de La Alianza en la ciudad. Y no fuimos ella ni yo responsables de esos incumplimientos.

No tengo nada contra Toño Rivera en lo personal. Es más. Aunque el ha tenido el pudor y la sinceridad de evadirme, más bien entiendo, siendo como soy realista y pragmático, que Toño es un buen político de maquinaria.

Que le cumple a su gente. Acomodándose para ser realista, les consigue garantías, chambas, contratos, oportunidades en el gobierno local a sus activistas. Peores son los que no cumplen. Y aunque no lo he visto solucionar problemas públicos y no coincida del todo en algún planteamiento, pienso que pudo tener buenas intenciones, Toño, aquí y allá, No es malo.

El demonio es el otro, la lucha es contra aquel. Si le resiento a Toño, por mi oficio, por mis intereses creados de ciudadano, por mi temperamento, le resiento que no plantee un programa de gobierno, porque eso es un insulto a la inteligencia del elector.

Que no nos hable nunca, yo sé que en muchos márgenes a nadie le interesa, ni quizás se entiendan los problemas urbanísticos estructurales, la corrupción de la administración corporativa. Agobian la miseria y el hambre. Pero ahí no se agota la ciudadanía de esta que también es MI ciudad, ¿entiende Ud.?

La ciudad en la que nací, me crie, tengo mi casa y cosas, en donde viven mis hermanas y mi madre anciana, que regrese a acompañar en donde crie a mi familia y eduque a mis hijos, a la cual estoy tratando de atraerlos de nuevo, porque se han alejado en busca de oportunidades que dejamos de ofrecer, de esta que fue la ciudad en que residieron sus ancestros de tres generaciones, mis abuelos maternos, la ciudad cuya biografía he estudiado como enigma, cuya personalidad histórica creo entender para enseñar.

Y que muchos allá en el interior no entienden del todo, ni otros aquí en la periferia, ni mucho menos la hueste del activista. O Usted, Sra. ¿Qué le pasa? ! ¡Una de las ciudades más peligrosas del mundo!

Esta es una ciudad que tiene ciudadanos. (A veces he malpensado -injustamente- que la única. No es cierto.) Cuesta trabajo entender a la ciudadanía de Tegucigalpa, otra de las más peligrosas, capital de la corrupción, completamente deforestada, cuya élite ha destruido su casco histórico en pos de mayor ganancia….

No somos todos. Pero somos un montón de sampedranos que entendemos que la ciudad es lo que es, carece de lo que le falta, sufre por mal gobierno y que es nuestra responsabilidad con la posteridad, más allá de de lo que hagan en el centro, rescatar la educación, proteger el medio ambiente, atesorar la cultura.

Con la gente que trabaja aquí y construye. Y entonces queremos buen gobierno. Municipio Libre decían los revolucionarios de 1910.

Fátima tiene amigos. Profesionistas y estudiantes, atletas y artistas de renombre, obreros y maestros, empresarios de todos los tamaños y de todas las ligas y calañas, religiosos y no religiosos, mujeres aguerridas antes que allá. Y caballeros de fina y gruesa estampa. Engordamos con la prosperidad que forjamos sudando.

Toño es buen chico mujer, tiene sus destrezas. Hay que reconocer su servicio importante al Partido Liberal primero y ahora a Libre, un servicio de organización y reserva partidaria. Con sus limitaciones como todos. Hombre de mucho valor, no voy a negar eso.