Opinion de Mario Berríos: Jorge Montenegro

399
Jorge Montenegro
El también escritor es un icono de la radio nacional

Por Mario Berríos.-Eran las 4 pm del día domingo, 11 de diciembre de 2016, cuando llegué a la casa de Jorge Montenegro, el famoso narrador de CUENTOS Y LEYENDAS DE HONDURAS. Me había llamado una hora antes. Me habló de una delicada operación quirúrgica y le dije que pasaría a visitarlo en el término de la distancia.

Nuestro saludo, como siempre, fue muy emotivo. Jorge, mi entrañable amigo desde hace muchos años, se levantó su pijama rojiza y me mostró un inmensa cicatriz en su abdomen, lado izquierdo.

  • Mira, Mario, la cicatriz, me quitaron un riñón, ya no me funcionaba uno.

La cicatriz, tapada con un esparadrapo, semejaba un ziper en el costado de mi amigo Jorge Montenegro, a quien en confianza llamo George Mont Blank.

Narró brevemente su vía crucis con aquel terrible mal y contó de otros inconvenientes de salud.

  • Mañana me hacen otros exámenes, supuestamente también tengo un cáncer benigno, pero hay que confirmar. También tengo cierto mal en el corazón —dijo sin asperezas.
  • Bonito tu estudio —le comenté de seguido a Jorge Montenegro, con la esperanza de cambiar el tema de sus achaques.
  • Sí, aquí grabo mis programas…

Hay un par de mesas, su escritorio, una grabadora antigua de casetes, una computadora como él diría “de hace añales”, manuscritos, libros de su autoría, pinturas, una de sus pasiones, un televisor y un pequeño estante para libros entre otras cosas.

No sé cómo ni en qué momento coincidimos con Jorge Montenegro en narrar un cuento a su estilo.

  • Tengo el de un viejo usurero —me dijo. Y comenzó a contar mientras ambos sonreíamos.
  • Bien grabemos ese entonces —afirmé.
  • ¡Suyapa! —dijo volviéndose a su mujer que en esos momentos pasaba frente al estudio—, tráele algo de beber a Mario.

Ella trajo un fresco de naranja agria, luego café con delicioso pan y galletas, lo cual degusté mientras grabábamos el cuento del usurero…

Hoy Jorge Montenegro libra una batalla contra un cáncer linfático que lo mantiene alejado de sus labores, pero no de sus pasiones pues lucha día con día para sobrellevar su terrible mal con las quimioterapias. Si alguien desea apoyarlo económicamente puede depositar en la cuenta número 2985144, de banco Ficohsa.

Jorge Montenegro nació un 15 de febrero de 1940, es decir a la fecha cuenta con 76 años de edad. Es nativo del barrio Abajo, uno de esos antiguos barrios de Tegucigalpa, donde hacía travesuras con su amigo Eduardo Miselém, y donde además hizo sus primeros pininos en el trabajo, con Ricardo Banegas, pues en la pobreza en que  vivía tuvo que trabajar arduo desde sus primeros años, por ello es un luchador incansable.

Con su madre doña Josefa Montenegro Ayestas vivían en una cuartería de madera de René Sempé. Jorge Montenegro recuerda que con Ricardo Banegas realzaron la inauguración del cine Presidente. Ha publicado varios libros, cuentista oral en diversas radios, libretista, columnista y tiene un oficio que pocos saben, pero que lo hace digno de ser llamado pintor de los grandes, pinta los bodegones más hermosos que mis ojos han podido ver. Es ampliamente conocido por la rigurosa recopilación y difusión de la tradición oral hondureña a través de su obra escrita y audiovisual a lo largo de su vida.

Comenzó a trabajar en Radio Morazán, luego en Radio Comayagüela, más tarde ingresó a HRN y, por último, en Radio América. Actualmente trabaja en Radio Nacional Honduras. Cuenta con una trayectoria de más de 60 años en el periodismo. Comenzó a temprana edad, con la oportunidad que le dio Luís Carlos Guardiola, de El Cronista:

  • Oíme, vos podés ser reportero —le dijo Guardiola después de verle ciertas facultades a Jorge Montenegro. Y Agregó —Tomá esta grabadora.
  • Gracias —dijo Jorge. Y salió campante de una oficina de Luís Guardiola.

Jorge Montenegro también labora para diario La Tribuna, donde escribe su famosa columna “Déjeme decir que…” publicada tres veces a la semana, rotativo en el que logró ingresar gracias al apoyo de Óscar Flores.

En 1972 publica la primera edición de su libro Cuentos y Leyendas de Honduras, gracias al patrocinio de la empresa privada y de su amigo Juan Alberto Melgar Castro ex presidente de la República. La película Cuentos y leyendas de Honduras se estrenó en octubre de 2014, posteriormente fue exhibida en otros países.