Julissa Lizardo G. Licenciada en Periodismo
Julissa Lizardo G.
Licenciada en Periodismo

 

TEGUCIGALPA. Todos los días los diferentes medios de comunicación dan a conocer noticias de lo que sucede en el país, que si es una persona muerta, un ciudadano que ingreso al hospital herido o si un partido político tiene problemas a lo interno o qué acciones toma el gobierno para resolver algunos problemas. Lo cierto es que hay cosas que pareciera que no tuvieran valor noticioso y por ende muy pocas veces no se dan a conocer.

Sé que usted que es mi lector ha escuchado la popular frase: “una imagen vale más que mil palabras”, ¿cierto?.

En los últimos días, trascendió en las redes sociales una fotografía que fue captada por un ciudadano que transitaba por la capital, en ella se observa a un vendedor de helados que oraba junto a un joven que vende algodones de azúcar. Observar detenidamente esa imagen hace que surjan algunas interrogantes: ¿acaso esa gráfica no vale más que mil palabras?,¿ qué angustias estará atravesando el vendedor de algodones?, ¿qué es lo que agobiaba al muchacho que tuvo que pedirle a otro que orara por su vida?.

Seguramente el muchacho tuvo problemas en su casa, tal vez sus padres se divorciaron, quizá tenga un familiar enfermo, tal vez esta desmotivado porque no encuentra un trabajo estable en fin, podría escribir miles de problemas que quizás estaría pasando este joven pero, lo cierto es que él encontró a una persona en la calle que posiblemente también tenga sus necesidad, pero que pese a eso éste se tomó unos cuantos minutos de su trabajo para orar por la vida del muchacho.

Columnista Julissa Lizardo

Esta fotografía conmueve el corazón de cualquier ser humano y es la muestra de que muchas personas necesitan de Dios en el país, entonces, ¿por qué no seguir el ejemplo de este hombre que oró por su prójimo?, ¿por qué no empezar con las personas que nos rodean?, en nuestros centros de trabajo, estudio o con los vecinos lo importante es que se les transmita palabras de aliento a esas personas que se sienten agobiadas o aturdidas.


Muchas veces los seres humanos actúan con indiferencia ante las necesidades o problemas de otros y tal vez lo único que éstas personas buscan son palabras de motivación o una oración que les transmita que detrás cualquier circunstancia siempre hay una solución.

Acciones tan nobles y admirables como la que realizó este hombre luchador deben ser dadas a conocer por los medios de comunicación, para poder educar a las personas de que la indiferencia es un sentimiento que endurece el corazón y que le hace mucho daño a los necesitados en el mundo.

La imagen que fue compartida por los usuarios de las redes sociales refleja la necesidad de Dios a simple vista, siendo este un gran ejemplo para todos los seres humanos y que motiva e invita a que no se ignoren las necesidades de otros, a que se les compartan palabras de aliento y de esperanza a aquellos que lo necesitan.