Opinion de Rodolfo Pastor: El final del  juego, un vagido y otros nombres para el P.L

658
Nasralla
Nasralla dice Juan Orlando Hernández es el principal violador de la constitución en Honduras.

Entre los cachurecos duros, los naif y los cínicos, junto con unos finados y viajeros, JOH tiene un tercio de votos seguros y para  vencer en la elección general, La Alianza necesita otro tercio y la pluma de Maat. Los liberales son quienes pueden proveerlos.

No se terminan las cosas hasta que se terminaron. Otros mejores se le habían apartado antes. Y eso no había resultado fatal. Luego de despertar y aun después de pedir disculpas, el Partido Liberal seguía ahí, si lánguido. ¿Pudo reunirlos de nuevo? Un politólogo pudo haber declarado que, en todavía un momento reciente (hace meses), el Partido Liberal pudo optar a la apertura del sistema y, al menos, convertirse en fiel de la balanza. ¿Reconstruirse? ¿Volver al poder, con el concurso de los aliados? El historiador no especula, cree en la superstición de lo fatal acaecido.

Pasó al fin ¡lo que tenía que pasar! Se fue solito el Partido Liberal, es decir, ya sin el reinismo que se extinguió, el P.L. pero sin el melismo al que expulsó y Liberalismo, pero sin el rosenthalismo al que se decapitó, sin el montoyismo e infinidad de fieles que fuimos independientemente liberales.

No es solamente que ahora se va Gabriela, antes se salieron diez que también fueron precandidatos liberales. Aníbal, Hugo, Edmundo. Queda en poder absoluto la argolla,  la facción, aquella que pone y quita presidentes, a la que se ufanaba de pertenecer Elvin Santos que quedó fuera.

¿Se acuerdan que también estuvo a punto de ser presidente? ¡Tenebroso este oscuro liderazgo enmascarado, sacrificador, que ha acompañado a estos jóvenes lideres hasta el umbral del embeleso y el poder y luego ha exigido que se inmolen ellos mismos! La Alianza todavía tiene que consolidar su propio voto pero sin alianza no había nada. Se le ofreció todo y no quiso.

La luz de una lámpara antigua se apaga sin aceite, un globo cae a lo lejos o un cometa rojiblanco desinflado, se agota por fin una historia centenaria que ¿creíamos? creían inacabable.

Ahora es que incluso la Batichica les renuncia. (Batman también le había dicho que la apoyaría, antes de dejarla caer en el vacío cuando estaba a punto de alcanzar su anhelo.) No queda nada ahí. (Los caciquillos… y media docena de clicas locales en Santa Bárbara, en el Sur, en Yoro y Cortes, en Copan y Olancho).

Mas solitario que nunca queda Robin, el Piche Zelaya que también pudo ser otra cosa (¿pudo ser presidente?, seguro) pero se azoró, y constantemente confunde el suyo con él otro partido, lo que es hasta insólito en cuanto que se trata de la díada centenaria, tanto como confundir el ying y el yang, la izquierda y derecha.

¿Rana Blanca y Cabro Negro? ¿Para quien trabaja Luis Z? ¿Con que meta? ¿Para que?  ¿Quien falseó el proceso? ¿Quien traicionó a la ley, que ya con Morazán pregonábamos como antídoto contra el capricho del poderoso?.

La memoria ya vaga se erosiona en vez de revivir con el esfuerzo para recordar lasjornadas gloriosas, como la reminiscencia confusa de tus amores adolescentes.  ¿Cual quiso a quien? ¿Quién dejó a quien? ¿Quién fue el traidor?

¡Hasta la calígrafa se arrepiente! ¡Ay de quienes -en 2009- provocaron el incendio y eclipse final del partido político más grande de Centroamérica, que justo en ese momento ¡estaba listo para conquistar otra victoria inminente! Y del que no queda ya signo vital. En la huella cabría del mago que lo embrujó no renacerá jamás la hierba. Se perdió la dignidad del Partido.

El Partido se ahogó en su tradición solemne. Se sofocó en su viejo monólogo. Perdió -con su predecibilidad- todo signo vital, capacidad de sorpresa, de enroque y jaque, de reto y de poder. Bajo la sombra fantasmal  de su liderazgo clandestino ya no hay sustancia. La Casa del liberal es una ruina calcinada con jambas carbonizadas. El rotulo en la calle es una placa de mármol oxidado con un texto indescifrable en una lengua olvidada. No pueden ganar los liberales, fuera de unas cuantas regidurías, dos que tres alcaldías. Ni la presidencia ni el Congreso. Pero si pueden distraer ese 9% de intención de votos que tiene su bandera y que le hace falta sumar a los aliados para restaurar la libertad. ¿Entienden? O ¿no saben lo que hacen, Doctor? Lo que no trascienda ahora un día se sabrá.

Dicen que mañana sus abogados del P.L. van a presentar ante el T.S.E. una protesta contra el nombre la Alianza de oposición, porque ellos no forman parte y se consideran oposición, aunque no fueran si no colaboradores del régimen. (O ¿por qué buscaron ser integrados en los aparatos de gobierno, en la diplomacia? ¿Por qué en cambio no aceptaron presidir el congreso?.

Rodolfo Pastor: Igualito al general

¿Por qué colaboraron con los actos ilegales del golpismo azul, en la destitución de los magistrados, la ilegal escogencia de sustitutos, la integración excluyente de la autoridad electoral? ¿Con todas y cada una de las trampas de JOH y El Diablo?).