Opinión de R. Pastor: Los poderosos entre espejos paralelos, historia del autoritarismo

204
nacionalista reeleccion
Marcha de nacionalistas.

Rodolfo Pastor Fasquelle.-En parte porque el resorte que los sostiene ahí –mientras- es el miedo de perder el poder y uno percibe cristalinamente como todo lo que hacen para conservarlo se condensa al final en una profecía que se cumple a si misma. De expulsión.

Es interesante observar a los hombres del poder. A los hombres en el poder, empoderados, que se crecen sobre si mismos. Se creen el cuento de su supuesta superioridad y aun sus propias mentiras. Multiplican sus abusos contra la ley,  atropellan las instituciones, sin reparo. Conspiran contra el derecho de sus poblaciones.

Cohíbe mirar el ridículo intimidante que hacen, de que se valen, con que fingen demencia. Y es sugestivo recordar, no recuerdo ya quien me lo recordaba, recién, que Erich Fromm el gran sicólogo tipificaba en La Anatomía del Poder esa obsesión como auténtica psicopatía, como una enajenación patológica. Una locura destructiva que no solo da cuenta de a si misma si no que por desgracia nos lleva de encuentro a pueblos y naciones, ¿civilizaciones? ¿Mundos?

Sin duda alguna pensaba en Hitler, Fromm. Pero es interesante ver el arquetipo preñado. Ver al Sr., Trump y mirar a JOH, enojados con el mundo por sus altas tasas de impopularidad vigentes. Insistiendo en los triunfos que se les quedan atrás, días, meses, años atrás, rememorándolos como si no supieran su propia trampa o la hubieran olvidado, resistiéndose ante la evidencia del repudio masivo, de la autentica inquina que han generado.

Insistiendo en precisamente en esas acciones que les han traído el odio colectivo, en reincidir. Empujando las agendas particulares con que quieren reafirmar las idiosincrasias de sus bases con los tics de su personalidad… Fascinan los incontinentes ataques con que exigen que se les respete y les seamos deferentes.

Hechizan sus gestos tipificados de macho dominante de la tribu, sus muecas de payasos maquillados, sus estilos torpes de hablar, Trump con la jerigonza y la media lengua de gangs of New York. Derivada, precisamente, de que la mayoría de esos migrantes no sabían hablar ingles.

JOH con la melodiosa retórica circular que aprendió en la escuela de leyes, al regazo de  Oswaldo Ramos. Interesa porque además casi todos terminan padeciendo esta alineación, cada quien con su personal estilo propio. RVM, Rosuco poniéndose el  sombrero de Rodas para continuar gobernando pese a que solo era un títere.

Flores desde que  era candidato y hasta la fecha cuando se engolosina representándose como el forjador constitucional y el Redentor del Mitch. Maduro ¿al final cuando pretendía emprender sabiendo que era demasiado tarde la reforma universitaria? Mel cuando empezaron a endulzarle el oído las musas y los sátiros de la corte y no quería precisamente saber que promoviéramos a Xiomara. Ni modo.

Es gracioso verlos coincidir al final en la contradicción y aun en el mismo  vocablo. Observar el palarelismo entre sus lógicas perversas. El remedo burlesco con que se imitan entre espejos y enarbolan los mismos términos.

Según Trump, fíjense bien, ¡solo tiene unas semanas y ya esta imitando a JOH! la amenaza del terrorismo (juega con fuego y con los miedos mas profundos de la gente, que recuerda el colapso de las torres gemelas) justifica prohibir la entrada a EUA de los ciudadanos de siete países del Medio Oriente  designados, aunque tengan una visa del estado que el solo preside, independientemente de su ideología o color político, de si son amigos o enemigos declarados, de si entienden o no a los EUA (no como la entelequia que Trump quiere que sea, si no) como formación histórica, desde su origen y su evolución centenaria, en sus valoraciones y mayor refinamiento. Porque ¡pudieran estar fingiendo, como él finge al fin!

Como en esos países hay organizaciones que legitiman el uso de la violencia y el terror no dirigido para avanzar su causa fundamentalista o nacionalista, entonces hay el peligro de que entre los que llegan se disfracen enemigos, de que bajo la burka venga la bombera suicida. Todos son sospechosos. Y entonces que no entre nadie desde ahí ¡aunque se violen las leyes, los derechos de los particulares y el principio del derecho!.

Pero no entiende al parecer que es terror bombardear civiles en las guerras del petróleo del medio oriente. Estas desde Irak hasta Libia, en aras del combate a amenazas que el mismo ha desmentido. Olvida que son terroristas sus amigos que lo atacan después cuando EUA los ha entrenado para atacar a los rusos de Afganistán. Aún dice que NO es terror la tortura física (el waterboarding) y sicológica. Esto porque funciona para conseguir información que pudiera servirle.