Nuevo zafarrancho entre vendedores y policía municipal en Tegucigalpa

72
Nuevo zafarrancho
Nuevo zafarrancho se registra en el centro de la capital hondureña, entre vendedores ambulantes y policía municipal.

TEGUCIGALPA, HONDURAS.-Nuevo zafarrancho se registra en el centro de la capital hondureña, entre vendedores ambulantes y policía municipal.

Según información, los vendedores ambulantes se estaban apostando nuevamente en el centro para vender sus productos.

En cuestión de minutos, miembros de la Policía Municipal del Distrito Central llegaron hasta el lugar para desalojarlos.

En acto seguido, los vendedores ambulantes respondieron de manera inmediata, provocando un caos violento entre ambas partes. El descontento se vio y se trasladó hasta la avenida Liquidámbar, o mejor conocida como La Peatonal. Hasta los momentos se desconoce si se agravó la situación, si hay detenidos o personas heridas en la escaramuza.

Desalojos en abril del 2016:

Vendedores ambulantes del casco histórico en el centro de Tegucigalpa, capital de Honduras, protestaron frente a la Gerencia de Orden Público, ante el anunció de desalojo por parte de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC).

“Queremos trabajar”, es la consigna de los ambulantes, quienes le piden al alcalde Nasry “Tito” Asfura, que los deje seguir trabajando en la zona.

Los vendedores exigen que los dejen laborar en las cercanías al Parque Central donde la Alcaldía tiene activa una ordenanza de prohibir el comercio callejero.

La Gerencia de Orden Público de la municipalidad informó que las acciones serán acompañadas por elementos de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), con la finalidad de recuperar las calles y avenidas del sector y brindar a la población un espacio seguro y libre de comercio informal.

Diciembre 2016: Policias reforzaron seguridad en Casco Histórico.

Policía refuerza seguridad en centro capitalino luego de incidentes ocurridos ayer entre vendedores ambulantes y miembros de la Policía Nacional.

En el paseo Liquidámbar un nutrido grupo de comerciantes informales se reunieron para protestar. Ante la negativa de venta y los tratos de parte de la Policía Municipal del Distrito Central.

Pese a la instalación nuevamente de puestos improvisados en el casco histórico de la ciudad.

Las autoridades en refuerzo con elementos de la Policía Nacional.Solicitaban a los vendedores cumplir con la ordenanza municipal firmada en 2006. Uno de los elementos de seguridad expresó que las ventas ambulantes en el centro de la capital no es negociable.

Una de las vendedoras indignadas manifestó que tienen hijos que mantener y deudas que pagar.

Añadió, que deben dejarlos trabajar aunque sea un instante. “Tenemos hijos que mantener y deudas que pagar. Deben dejarnos trabajar aunque sea un ratito. “Porque sino no vendemos nosotros tampoco las tiendas”, finalizó la vendedora.