Millonaria multa y despidos contra Wells Fargo por práctica ilegal

147

NUEVA YORK – Reguladores federales y de California multaron a Wells Fargo por un monto total de $185 millones, alegando que empleados del banco abrieron millones de cuentas de manera ilegal, sin autorización de sus clientes, a fin de cumplir con exigentes metas de ventas.

La práctica ilegal fue generalizada, dijeron el jueves la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB, en inglés) y otros reguladores, e involucró a miles de empleados de Wells Fargo. Cerca de 5,300 empleados de Wells Fargo vinculados esta práctica fueron despedidos, de acuerdo con la fiscalía local.

El banco con sede en San Francisco pagará $100 millones a la CFPB, agencia federal creada hace cinco años; $35 millones a la Oficina del Auditor Monetario y $50 millones a la ciudad y condado de Los Ángeles. También pagará resarcimiento a clientes afectados.

Es la multa más cara que el CFPB ha dado a una institución financiera y la más cara en la historia de la procuraduría de la ciudad de Los Ángeles.

La CFPB dijo que el personal de ventas de Wells Fargo abrió más de dos millones de cuentas bancarias y de tarjetas de crédito sin autorización de clientes. El dinero de las cuentas fue transferido a estas nuevas cuentas sin autorización. Se emitieron y activaron tarjetas de débito, y también se crearon números secretos para estas tarjetas, pero no se avisó a los clientes.

En algunos casos, empleados de Wells Fargo incluso crearon direcciones de correo electrónico falsas para abrir cuentas de servicios bancarios en línea para los clientes.

“Wells Fargo creó un programa de incentivo-compensación que hizo posible que sus empleados tuvieran prácticas de ventas turbias, y al parecer el banco no supervisó el programa cuidadosamente”, dijo el director de la CFPB, Richard Cordray.

Los Angeles Times reportó primero las tácticas de ventas de Wells Fargo, en una investigación del 2013.

En un comunicado, Wells Fargo dijo: “Lamentamos y asumimos responsabilidad por todas las veces en las que clientes pudieran haber recibido un producto que no ordenaron”.