Mujeres pueden detectar la excitación de un hombre mediante el olfato.

SUECIA. El olfato no sólo les permite a las mujeres percibir olores, también es un sentido sexual y animal. Provoca que ellas sientan atracción por un hombre mediante su olor. Algo así como amor a primer olfato.

Una mujer se acerca a un hombre y al instante siente algo que la calienta por dentro. Esto no es una casualidad del amor, es la ciencia de las feromonas.

Sin embargo, cada una de las mujeres tiene preferencias distintas en cuando al olor corporal masculino. El olfato femenino guía a las mujeres hacia machos con inclinaciones similares.

Las feromonas: el olfato sexual

En ese sentido, los estudios más recientes sobre sexualidad biológica del Instituto Karolinska de Estocolmo, Suecia, se han enfocado en el olor de las hormonas sexuales. Estas hormonas están presentes en el sudor. Se les llama feromonas. Son ellas las que provocan el deseo sexual en muchas especies del reino animal.

Hasta hace poco se creía que las feromonas eran intrascendentes para el ser humano y que no estaban conectadas con el cerebro. Investigaciones recientes de la Universidad de Utah, en Salt Lake City, EE.UU, han demostrado lo contrario. Las feromonas también juegan un papel poderoso en la sexualidad humana.

Una mujer heterosexual o un hombre homosexual expuestos a la testosterona (hormona masculina), manifiestan respuestas en la parte de su cerebro involucrada con la actividad sexual. Varios experimentos ya han demostrado la reacción de la mujer a las feromonas.

Realizan estudios sobre sexualidad biológica del Instituto Karolinska de Estocolmo , Suecia.

Le puede interesar: Vivir con un hombre equivale a siete horas de trabajo extra para la mujer

Científicos probaron vaporizar una pequeña cantidad de exaltolide en un cuarto privado con varios asientos. El exaltolide es el quivalente industrial del androstenol (feromonas) y fue rociado en uno de los asientos.

Posteriormente todas las mujeres que entraron en el cuarto eligieron el asiento vaporizado, mientras que los hombres rechazaron el mismo.

Por otra parte, a un grupo de hombres se les pidió oler ácidos grasos presentes en las secreciones vaginales. Estos ácidos fueron recolectados en distintas etapas del ciclo menstrual.

Los resultados mostraron que los niveles de testosterona de los hombres expuestos al olor de la ovulación, aumentaron el doble que en quienes olieron ácidos de otras etapas.