TEGUCIGALPA, Honduras. – Este 10 de septiembre se celebra el Día del Niño en Honduras, y la mayoría de menores del país esperan ser alagados por sus padres y las demás personas.

La gran mayoría de menores, son felices con un par de dulces o juguetes en sus manos, pero hay otros, como el caso de Marlon Otoniel, que a su temprana edad, su mirada está puesta en mucho más que unos caramelos.

Marlon Otoniel Cruz López, un menor de apenas 11 años de edad, ya piensa en ser el presidente de Honduras en el futuro.

Este pequeño niño, es conocido por las personas por su particular forma de desenvolvimiento y facilidad de palabras, a pesar de su corta edad. Y esto lo ha llevado hasta ser el presidente del Congreso Infantil en el Poder Legislativo, además de otros logros.

En la escuela en donde estudia este pequeño, siempre forma parte de las ceremonias especiales; también lo toman en cuenta para discursos y oratorias en público.

Max Verde, líder del “Movimiento Verde”, dice tener muertos de miedo a JOH y a Nasralla

Marlon Otoniel es un niño de aspecto serio, y su forma de contestar siempre es la más coherente y formal. Cualquier persona que entabla una plática con él tiene la libertad de conversar como si estuviera con un adulto.

¿Cómo llegaste a ser presidente del Congreso Infantil?

“Todo comienza en el 2015, cuando fui electo a presidente de mi escuela y gané. Luego competimos con 35 escuelas, y yo di un discurso sobre la migración infantil, y logré el primer lugar”, dijo Marlon Otoniel.

¿Cómo aprendiste a desenvolverte tan fácil?

“Yo a veces leo libros y practico para hablar en público, porque en la escuela ya me han dado oportunidad de hacerlo, como en el día de la madre o el padre”, expresa Marlon Otoniel.

¿Qué Libros te gustan?

“Me gustan libros de historia de Honduras, los antepasados, héroes nacionales y todo eso”.

¿Qué te gusta jugar?

“Me gusta jugar futbol y juegos de mesa”.

¿Hasta dónde quieres llegar en el futuro?

“Me gustaría estudiar en otro país y obtener un título, ir a la universidad y graduarme de licenciado. Después lanzarme para ser electo a la Presidencia de la República”.

“Para asegurar que todos los niños que no tienen un centro educativo donde estudiar, mandárselos hacer”.

Un mensaje para todos esos niños que talvez no piensan en un futuro para ellos:

“A los niños y jóvenes, les puedo decir que no se involucren en las maras y sigan estudiando, para que sean de bien para el país”.

Marlon Otoniel
Marlon Otoniel junto al Congreso Infantil y el presidente del Legislativo, Mauricio Oliva.

Orgullosos de Marlon Otoniel

Por su parte, los padres de Marlon Otoniel, se muestran orgullosos de su hijo, y dicen que, a pesar de ser personas de escasos recursos, están dispuestos a apoyar al menor hasta que se gradué y cumpla sus sueños.

Jorge Cruz, el padre de Marlon Otoniel, dice que su hijo “tiene muchos buenos pensamientos y objetivos, y esta propuesto alcanzarlos”.

“Necesitamos apoyarlo para que el salga adelante; mi idea es que él llegue sacar una licenciatura, y logar el objetivo que él piensa para el país”, aseguró don Jorge Cruz.

“Estos son los niños que Honduras debe tener, para que el país salga adelante”, dijo.

Asimismo, la madre de Marlon Otoniel, Oneyda Lopez, dice estar orgullosa de su hijo, ya que es ella la que anda con él la mayor parte del tiempo.

ENTREVISTA/Nilo Espinal: De la iglesia a su gran pasión, el Rock

“Mi hijo es educado y obediente; a pesar de que hay gente que me le tienen envidia, hay vamos adelante”, dijo doña Oneyda.

“Dice que quiere ser presidente de la república, y él lo va buscar porque tiene buenas ideas para el futuro”, manifestó.

Asimismo, doña Oneyda, dice que aún está esperando una beca de estudio que le ofrecieron a su hijo cuando fue presidente del Congreso Infantil. Ya que su familia, es de escasos recursos, y muchas veces para ellos es complicado apoyarlo en todo lo que Marlon Otoniel necesita en su educación.

También, esperan que si hay personas que quieran ayudar a Marlon Otoniel, lo hagan con una computadora o acceso a internet, o lo que su voluntad les diga.