María Socorro aprovecha “blacfraiden” y compra sus estrenos en “El Bulto”

María Socorro, la humilde ciudadana hondureña, apareció de compras en un video.

1081


COMAYAGUA, Honduras. – La simpática María Socorro Flores Machado, que se ha vuelto popular en las redes sociales, acudió en las últimas horas a comprar sus estrenos en una tienda de ropa usada, mejor conocida popularmente como “El Bulto”.

En ese sentido, “Socorro” como se le conoce coloquialmente a la fémina, apareció en un video realizando sus respectivas compras para esta navidad.

En el mismo, la humilde mujer revela que esta aprovechando el “blacfraiden”, como le dice ella, para lograr obtener ropa cómoda.

“Estoy buscando una camiseta y una falda para mis estrenos de la navidad”, argumentó “Socorro”.

Asimismo añadió que “aquí en el bulto la ropa es más barata, yo no sé cómo hay gente tan pendeja que compra en esos moles”.

Por otra parte, explicó que se había ausentado de las cámaras porque andaba visitando a su familia y a toda su “raza”. Dicha raza se encuentra en la colonia El Rosario, de Comayagua.

No obstante, especificó que ha subido de peso porque en su tierra comía cinco veces por día.

“En mi montaña le rumbo maceta ahí se chambea con todo”, manifestó la ahora figura pública hondureña.

Sin embargo, al preguntarle sobre si logró conseguir un novio en su pueblo, ella dijo que el amor suyo solo es Dios. Afirma que es Él quien le da todo.

“Ni Mel Zelaya ni Cristian Castro. El amor mío es Dios”, subrayó “Socorro”.

En torno a esto, enfatizó que el hombre que quiere algo con ella, tiene que esperar atrás. Ya que la fila de sus pretendientes es larga.

Lea también: María Socorro dice no tener VIH y que Victoria está “pegada”

“Socorro” dejó claro como la pueden conquistar

La “Socorró” puntualizó a través de la grabación:

“El hombre que me quiera conquistar debe de trabajar primero, porque yo ya me avivé. Mi anterior amor no trabajaba y por eso lo mandé para su casa a que buscara que hacer”.

Apuntó que la jefa de la policía es:

“María Socorro, la que le pone todito el gorro, para que no estén haraganeando ahi”.