Margarita Lara
Margarita Lara: "El arte es la mejor forma de salvar a los jóvenes de la violencia".

TEGUCIGALPA, Honduras. Margarita Lara es una presentadora de televisión, periodista, actriz de teatro y una apasionada por todo lo que sea arte.

Además, es un ejemplo de superación: a pesar de las dificultades que se le presentaron en la vida, ella salió adelante.

En su infancia fue una niña en riesgo social, se aferró al arte y a los consejos de su madre para poder salir adelante. Tal actitud la ha llevado a lo más alto en el mundo del espectáculo hondureño.

Recientemente la guapa hondureña tuvo en sus manos la dirección artística de la película “Cipotes”, inspirada en la novela del hondureño Ramón Amaya Amador. Asimismo tiene un papel en el filme.

¿Cómo fue su infancia?

Tuve una infancia rodeada de arte.

De niña quería ser muchas cosas, pero al final la estimulación temprana que tuve fue lo que me definió.

¿Cómo fue su inicio en los medios?

Inicié joven en los medios, aun no me había graduado de la universidad y me dieron la oportunidad de trabajar, haciendo manualidades en televisión y luego hice radio y prensa escrita.

¿Ha incursionado en el modelaje?

No he incursionado en modelaje.

¿Cuál es la parte favorita de su cuerpo?

Me gusta todo de mi cuerpo, soy muy sana y eso es lo más importante.

La bella hondureña trabajó por varios años en Canal 10.

¿Qué opina del apoyo del Gobierno al arte?

Creo que no podemos detenernos de hacer arte, debemos seguir tocando puertas, nunca rendirnos de buscar ayuda en las empresas privadas y gubernamentales.

¿Qué le parece el cine hondureño?

Me siento feliz por el cine nacional, estamos viviendo lo que países potencias del cine mundial vivieron hace décadas. Estamos comenzando, nos estamos esforzando; aún con limitaciones, estoy segura que mejoraremos cada día más.

También puedes leer: “Karoline Regalado: “No me presto para chismes ni críticas”

¿Cómo nace su faceta de actriz?

Desde niña estuve relacionada con el arte, mi madre hacía piñatas para vivir y me enseñó a trabajar desde niña.

Por eso, a pesar de la pobreza nunca dejé de soñar y estudiar. Estuve en IHNFA y ahí te enseñan de todo.

Repostería, deportes, música, pintura, carpintería, corte y confección, y por supuesto teatro y títeres. Ahí aprendí a hacer todo sobre montaje de obras.

“mi madre era una artista que hacia piñatas y manualidades y me enseñó desde pequeña a trabajar duro por mis sueños a pesar de la pobreza, por eso sabía que al crecer usaría todo lo aprendido para ayudar a otros”

Hace unos años con un grupo de amigos decidimos devolver a la vida lo que Dios nos ha dado.

Así como una vez fuimos niños en riesgo social, decidimos empezar a hacer proyectos de teatro y cine con mensaje.

Y qué mejor que llevar esta gran novela, en la que vemos que a pesar de haber pasado más de 50 años la situación de la niñez sigue siendo la misma. Trabajar con niños en riesgo es muy importante, porque el arte previene la violencia y te aleja de los malos caminos.

¿Cómo ha respondido la gente a la película?

Veo que nuestro público está alegre, porque esta novela de Ramón Amaya Amador es una de las más amada por los hondureños porque nos identificamos con la dura situación de nuestro país. Casi a todos nos ha costado mucho salir adelante, pero nada nos detiene, los hondureños somos luchadores y nos esforzamos hasta el final.

“con un grupo de amigos creamos esta Compañía de arte, porque estamos seguros que el arte es la mejor forma de prevenir la violencia”

Más de Margarita Lara

Margarita Lara.

¿Qué opina de estas chicas de la televisión que son víctimas de videos y fotos íntimas?

Pues, solo te puedo decir que a mí no me gusta que nadie trate mal a nadie, ni hombre ni mujer, y el respeto.

No me gusta la violencia de ningún tipo, ni verbal, ni física. Me da pesar lo de los vídeos y fotos, es un tema muy controversial.

¿Dónde labora actualmente?

Actualmente trabajo en mi propia compañía de arte, La Caja Musical. Quiero hacerla crecer, más cine y más teatro para Honduras.

Además hago dirección de arte en anuncios comerciales.