REDACCIÓN. Negocios de pinturas, cuentas de bancos, lujosas casas, vehículos y un sin fin de bienes han sido asegurados e incautados a líderes de la Mara Salvatrucha a través de la Operación “Avalancha III” nuestro país.

Sin embargo, las autoridades aún no han presentado ni mencionado a exactitud los nombres de las personas involucradas dentro de la mara y que tienen que ver con las millonarias sumas de dinero que se ha decomisado.

Durante las tres etapas de la operación Avalancha dirigidas al aseguramiento del capital que han obtenido los cabecillas y socios de la mara MS-13, les fueron decomisados bienes cuyo valor asciende a más de 500 millones de lempiras (equivalentes a más de 379 millones de pesos). Este decomiso es producto de las extorsiones y venta de drogas de la organización criminal.

La agencia continua investigando los negocios asegurados

El operativo se realizó como producto de varios años de investigación en las que la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), logró ubicar a cabecillas y socios que invirtieron dinero ilícito en esas propiedades.

GOLPE A LA MS

Las dos primeras etapas de la operación Avalancha no bastaron para desarmar la red de lavadores de activos, pues el grupo criminal logró reorganizarse y volver a levantar su poder económico.

Los agentes ubicaron a más de 10 socios, empresarios que estaban vinculados con miembros de los mara Salvatrucha (MS13), que operaban en San Pedro Sula. Fue por ello que lograron ubicar a los cabecillas, pues la agencia detectó que estaban lavando millonarias cantidades de dinero.

‘Paleta de colores’, el local donde guardaban fuertes cantidades de dinero ilícito.

En la primera etapa de la Avalancha, realizada el 23 de febrero del 2016, lograron decomisarles al grupo criminal dirigido por Alexander Mendoza, Jairo Recinos y otros ocho líderes, algunas empresas, casas, dinero y otros bienes. De ese operativo quedó prófugo David Elías Cambell, uno de los cabecillas.

Lee también: Avalancha III: L. 2 millones encuentran en negocio del barrio Medina

En la segunda Avalancha lograron debilitar su poder económico asegurándoles 1,159 propiedades y 50 cuentas bancarias.

A pesar del golpe, los maras y sus socios se reorganizaron y volvieron a fortalecer su poderío con las mismas operaciones ilícitas de venta de droga y lavado de dinero. La Atic señala que guardaban el dinero ilícito en un local de venta de pinturas llamado Paleta de Colores. Ese negocio les fue asegurado durante la operación Avalancha III, donde les decomisaron 35 propiedades incluida esa, y más de 3 millones de lempiras.

AVALANCHA III

En esta operación detuvieron a Marco Antonio Duarte Escobar, a quien también le aseguraron una residencia de lujo y vehículos. También quedaron bajo arresto Ronald Misahel Ramos, Elmer Josué Erazo y Dora Francisca Zepeda, así como otros involucrados.

La Operación se ha efectuado de forma simultánea en varias regiones del país, ejecutando 63 allanamientos en tres departamentos, entre ellos: Francisco Morazán, Cortés y Santa Bárbara, en donde además se harán órdenes de capturas de nuevos líderes de la MS quienes de acuerdo con las investigaciones estarían relevando a los cabecillas luego de la ejecución de la Operación “Avalancha” en sus dos fases anteriores.  Es de destacar que el Ministerio Público, por medio de sus agencias élites logró la captura de líderes de esta estructura, además de cortar sus estructuras financieras adquiridas producto de la extorsión, narcotráfico y el lavado de activos.

Además: Incautan casi L. 3 millones en negocio de pinturas de SPS

Del total de allanamientos en este trabajo de alto impacto, 20 se han ejecutan en varias colonias de Tegucigalpa, 31 en San Pedro Sula y 12 en Santa Bárbara. A lo anterior se suma que en la capital industrial se congelan cuentas bancarias, se asegurarán 35 bienes y empresas propiedad de algunos miembros de la MS, todos ellos obtenidos como producto de sus actos delictivos.

DEBILITAN A LA MS

Cabe mencionar que esta investigación ha sido dirigida técnica y jurídicamente por la FEDCV, la FESCCO y desarrollada por equipos multidisciplinarios de agentes y detectives de los distintos departamentos que conforman ATIC y la DLCN, en la cual se ha identificado como el poder dentro de esta estructura criminal ha cambiado de manos y son nuevos líderes quienes dirigen la estructura criminal organizada.