Manchester United recibió al Rostov con la misión de sellar su clasificación a los cuartos de la Europa League.

Lejos en la lucha por el título en la PL, los de Mourinho tienen como objetivo principal la corona internacional. Y su producción ante su gente expuso la jerarquía de sus intérpretes.

LEA TAMBIÉN: El Anderlecht de Andy Najar se clasifica a cuartos de final de la Europa League

Gran parte del espectáculo se desarrolló en la zona rival, pero las intervenciones de Medvedev mantuvieron la paridad.

A través de las proyecciones de Valencia, el juego aéreo de Marcos Rojo y la calidad de Zlatan Ibrahimovic.

Los ingleses demostraron su superioridad desde los primeros movimientos. Los remates de media distancia de Pogba fueron otros recursos para llegar al gol. Pero la notable destreza del arquero atentó contra los deseos británicos.

Recién a  los 25 minutos del segundo tiempo el dueño de casa consiguió ponerse en ventaja. Tras una extraordinaria aparición del ecuatoriano, acompañada de un lujoso taco de Ibra y el oportunismo de Juan Mata, el Manchester gritó el 1 a 0.

El monólogo británico concluyó con la misma sintonía. A pesar de la posible eliminación, los comandados por Daniliants nunca demostraron una actitud agresiva.

Como si se tratara de dejar una imagen digna y evitar una goleada, los del austríaco siguieron con una postura mezquina que facilitó la tarea del entrenador portugués.

La mínima diferencia que reflejó el resultado no tuvo ninguna coincidencia con el desarrollo del pleito, porque en la noche inglesa hubo un solo equipo en la cancha.