TEGUCIGALPA. Un juzgado de la capital declaró culpables a un mexicano y tres hondureños por conspirar para asesinar al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, en septiembre de 2014, según la resolución judicial difundida.

El mexicano Jesús Gumaro Jaime Estrada y los hondureños Víctor Lorenzo Flores, alias “Lencho”. 

Además, Héctor Antonio Vásquez Torres y José Javier Contreras, alias “El Diablo”. Quienes fueron declarados “culpables” por “conspiración” para asesinar a Hernández en 2014, según la resolución del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa.

Los jueces hondureños, que tomaron la decisión por unanimidad en una audiencia celebrada. Y que se prolongó hasta la noche, fijaron para el 24 de abril la audiencia de individualización de pena en la que anunciarán a cuántos años serán condenados.

Flores y Contreras también fueron condenados por asociación ilícita en perjuicio de la seguridad interior del Estado de Honduras, indica la resolución judicial.

Plan para asesinar a JOH

Everaldo Enrique Figueroa y Karla Sinaí Ulloa fueron absueltos por el tribunal. Mientras que Héctor Antonio Vásquez fue condenado sólo por asociación ilícita, delito por el que fue absuelto Jaime Estrada.

Los acusados del plan de magnicidio eran seis: los tres declarados culpables de conspiración, y también el mexicano Everaldo Enrique Figueroa. La Fiscalía presentó como prueba escucha telefónica y el enlace entre el cartel de Sinaloa y los Valle le cuenta a su cómplice que “ya todo está listo. Solo estamos esperando las armas Barrett (fusil de francotirador) calibre 50, para largas distancias, valen 35,000 lempiras”.

Un mexicano y tres hondureños

Los mexicanos a los que se refiere Lencho son Jesús Gumaro y Everardo Terrique, quienes ingresaron al país el 3 de septiembre de 2014 por un punto ciego entre la frontera entre Honduras y Guatemala para cometer el magnicidio. Mientras que los hondureños ayudarían a conseguir la logística: armas y vehículos para movilizarse.

Como parte de la conspiración, los criminales tenían reuniones en la casa de Karla Ulloa en la colonia Vanessa, ubicada en La Entrada, Copán. Mientras se concretaban los planes, uno de los mexicanos, específicamente Jesús Gumaro, vivía en una casa propiedad de Lencho, donde fue capturado el 14 de septiembre de ese año.

Los hermanos Valle, encarcelados por vínculos con el narcotráfico
Los hermanos Valle, encarcelados por vínculos con el narcotráfico

En estas reuniones los conspiradores discutían sobre las armas que debían comprar. Las cuales se cotizaban por medio de comunicaciones vía correo. Los hondureños debían adquirir todo el equipo para la planificación.

Asimismo, camuflaje para el vehículo que utilizarían para cometer el crimen y las cotizaciones de las armas. La mención de los Valle es reiterada en varias de las comunicaciones intervenidas.

Además, en una de ellas se dice “de lo que te dijo el Colocho , la vez pasada”. Las seis personas fueron detenidas en abril de 2015 en diferentes lugares de Honduras.

Lo anterior, acusadas de formar una banda criminal, en conjunto con guatemaltecos y colombianos e intentar asesinar al gobernante hondureño.

Lee también: ¿Qué contenía la caja fuerte de la Familia Valle Valle?

El Gobierno de Estados Unidos confirmó en abril de 2015 que alertó en 2014 a las autoridades de Honduras de un plan del narcotráfico para asesinar al presidente Hernández.

Caso Juan Orlando Hernández

Tras la alerta estadounidense, el servicio de inteligencia hondureño logró desbaratar el plan. Lo que no solamente implicó la captura de nacionales y extranjeros.

Sino que también se hallaron “armas que confirmaban la forma en que iba a ser asesinado el presidente”. Dijo en abril de 2015 el entonces el canciller hondureño, Arturo Corrales.

Los narcotraficantes pensaban atentar contra Hernández el 20 o 21 de septiembre de 2014.

Lo anterior, cuando el gobernante llegara en helicóptero al aeropuerto de la ciudad de Gracias, en el occidental departamento de Lempira. Lugar de donde es originario.